Información

¿Cuánto de lo que comemos termina en el baño?

¿Cuánto de lo que comemos termina en el baño?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Una pregunta incómoda. Tengan paciencia conmigo…

En términos de masa, ¿qué porcentaje de los alimentos que comemos terminamos excretando? Por supuesto, depende de una gran cantidad de factores, así que supongamos que un hombre de estatura / constitución promedio saludable con una dieta equilibrada en sus 30 años que no bebe ni fuma.

Pregunto esto porque estoy bastante intrigado por mis propias evacuaciones intestinales (generalmente con 2 o 3 días de diferencia y de tamaño promedio; no tengo ningún problema en pasarlas por cierto, simplemente nunca han sido tan regulares). Sé que mis intestinos no se ejercitan como la mayoría de los hombres adultos, pero lo que es más intrigante es que cuando finalmente "me voy", ¡parece y se siente como si apenas hubiera comido en los últimos días! Tome este fin de semana, por ejemplo, es justo decir que he comido y comido demasiado, pero al final de esta semana probablemente "veré" solo el 10% de eso en el baño.


Depende en gran medida del tipo específico de comida que esté tomando. Digamos, si comemos más verduras, se supone que excretamos más en comparación con una dieta muy rica en carne.
Además, depende de los intervalos de alimentos, más el intervalo, más la absorción por el cuerpo, por lo que menos cantidad sale (pero dar un intervalo extremo tampoco es bueno).
Todo depende de la necesidad del cuerpo, si el cuerpo necesita más de lo que le estás dando a tu cuerpo, obviamente excretará más.
Y siempre hay que tener en cuenta tomar suficiente agua, porque sin ella todas las cosas van mal en nuestro cuerpo.


La gente come al menos 50.000 partículas de plástico al año, encuentra un estudio

La persona promedio come al menos 50.000 partículas de microplástico al año y respira una cantidad similar, según el primer estudio para estimar la ingestión humana de contaminación plástica.

Es probable que el número real sea muchas veces mayor, ya que solo se ha analizado una pequeña cantidad de alimentos y bebidas para detectar contaminación plástica. Los científicos informaron que beber mucha agua embotellada aumentaba drásticamente las partículas consumidas.

Se desconocen los impactos en la salud de la ingestión de microplásticos, pero podrían liberar sustancias tóxicas. Algunas piezas son lo suficientemente pequeñas como para penetrar en los tejidos humanos, donde podrían desencadenar reacciones inmunes.

La contaminación microplástica se crea principalmente por la desintegración de la basura plástica y parece ser omnipresente en todo el planeta. Los investigadores encuentran microplásticos en todas partes en el aire, el suelo, los ríos y los océanos más profundos del mundo.

Se han detectado en agua corriente y embotellada, mariscos y cerveza. También se encontraron en muestras de heces humanas por primera vez en octubre, lo que confirma que las personas ingieren las partículas.

La nueva investigación, publicada en la revista Environmental Science and Technology, tomó los datos de 26 estudios anteriores que miden las cantidades de partículas microplásticas en pescado, mariscos, azúcar, sal, cerveza y agua, así como en el aire de las ciudades.

Luego, los científicos utilizaron las pautas dietéticas del gobierno de EE. UU. Para calcular cuántas partículas comería la gente en un año. Los adultos comen alrededor de 50.000 partículas microplásticas al año y los niños alrededor de 40.000, estimaron.

Plásticos y nuestra sociedad de usar y tirar

¿Por qué se demoniza el plástico?

Desde la década de 1950, se han producido 8.300 millones de toneladas de plástico. El plástico se considera un producto versátil e indispensable, pero el impacto medioambiental es cada vez más severo. El plástico es ahora tan omnipresente que los sistemas de reciclaje no pueden mantenerse al día y la fuga al medio ambiente es tal que para 2050 el plástico en el océano superará a los peces. En 2017, los científicos encontraron fibras de plástico en el agua del grifo y se encontró plástico en los estómagos de las criaturas marinas en la parte más profunda del océano. La mayoría de los desechos plásticos terminan en vertederos o se filtran al medio ambiente natural, donde están causando un gran daño a los ecosistemas terrestres y marinos, creando una contaminación casi permanente. Según académicos de Estados Unidos, para 2015, de todos los residuos plásticos generados desde la década de 1950, solo el 9% ha sido reciclado, el 12% incinerado y el 79% acumulado en vertederos o el medio ambiente.

¿Por qué los supermercados están bajo fuego?

Los productores de plástico incluyen minoristas, empresas de bebidas y supermercados. Los supermercados generan más de la mitad de los residuos plásticos en los hogares del Reino Unido. Pero se niegan a revelar cuánto ponen en las calles y cuánto pagan para reciclarlo. Los supermercados están bajo presión para reducir sus envases de plástico y los activistas argumentan que tienen el poder de cerrar el grifo. Gran parte de los envases que venden a los consumidores no son reciclables: películas de plástico, bandejas de plástico negro, fundas para botellas de bebidas y algo de plástico de colores. La Asociación de Reciclaje y otros expertos creen que los supermercados podrían hacer mucho más para que los envases sean 100% reciclables y reducir el uso de plástico.

¿Quién paga para limpiar los residuos?

El contribuyente, abrumadoramente. Los productores y minoristas del Reino Unido pagan entre los más bajos por el reciclaje y el tratamiento de sus residuos en Europa. En otros países, el "contaminador" se ve obligado a pagar mucho más. En Francia, un sistema deslizante de tarifas significa que quienes ponen más material no reciclable en el mercado pagan más.

¿Qué pueden hacer los compradores para ayudar?

Los supermercados están bajo presión, sobre todo por parte del primer ministro, para crear pasillos libres de plástico. Está surgiendo un número creciente de tiendas sin residuos y se anima a los consumidores a que pidan que los productos se vendan sin plástico.


Devorar, digerir, defecar

Artista belga Wim Delvoye es el "chico malo" del arte contemporáneo, un agente provocador quien se hizo famoso a principios del siglo XXI cuando construyó una máquina que imitaba el sistema digestivo humano.

los Cloaca es un gran artilugio que desarrolló después de mucha investigación con biólogos, químicos, médicos y fabricantes. Fue un proceso de colaboración que se extiende más allá del artista y a través de varias disciplinas que generalmente no se asocian con las bellas artes. Cuando se activa, Cloaca necesita alimentos para funcionar, por lo que la instalación también requiere una cocina y un chef para preparar sus dos comidas cuadradas al día.

Para hacer algo que solo se aproxime a lo que nuestro estómago e intestinos son capaces de hacer, la máquina tenía que tener el tamaño de una habitación. La comida entra por un extremo a través de su "boca" y luego pasa a través de varias cámaras y mecanismos. Las primeras versiones utilizaban una lavadora llena de enzimas para actuar como "estómago".

El proceso digestivo dura aproximadamente 24 horas, hasta que el fluido pulposo descompuesto finalmente se bombea a través de una serie de tubos que separan la humedad del material sólido. Los turds se excretan de su "ano" y luego se secan antes de ser envasados ​​al vacío y vendidos como arte en pequeñas vitrinas. Delvoye también hizo producir rollos de papel higiénico, impresos especialmente con el Cloaca logo. Esto, por supuesto, provocó los predecibles chistes de mierda de los medios y del público por igual.

Eso es una broma y Delvoye sería el primero en esbozar una sonrisa. Algunos han ridiculizado toda la obra por considerarla inútil porque todo lo que hace es consumir y producir residuos. Espera, ¿no se puede decir lo mismo de muchas personas? Entonces, tal vez eso es el punto. Si no aportamos nada más, entonces estamos igualmente reducidos a las funciones biológicas mecanicistas de nuestro cuerpo. Devoramos, digerimos, defecamos. ¿Qué otra cosa?

Así que, dejando de lado las bromas, podemos reflexionar sobre lo que es ser humano. Art ha abordado continuamente esta cuestión. Cloaca podría alinearse con la preocupación del surrealismo orgánico por los autómatas y los simulacros humanos en la exploración continua de lo que nos hace lo que somos. ¿No somos más que una colección de procesos bioquímicos? ¿En qué momento se convierte en vida tal colección de procesos? Nuestras acciones, como expresiones de nuestro intelecto, son todo lo que nos separa de las máquinas y nos hace más que una suma de nuestras células.

Cloaca desafía nuestra validez y nos impulsa a demostrar nuestro valor individual. O, como dijo una vez Wim Delvoye, “Imagine a un hombre muy rico que juega al golf. Dedica una enorme cantidad de tiempo y dinero a un solo propósito: meter una bolita en un hoyo. ¿No es absurdo? "

Delvoye ve el sistema digestivo como una maravilla que está infrarrepresentada, considerando su enorme importancia en nuestra vida diaria. Le parece extraño que los artistas que crean representaciones del cuerpo humano en forma de escultura, o hacen semejanzas de su exterior utilizando pinturas, no sean en absoluto controvertidos. Sin embargo, intentar analizar y recrear un aspecto esencial del cuerpo humano puede descartarse tan fácilmente. En muchos sentidos, este es un retrato más realista de "lo humano" que cualquier estatua de mármol o bronce. Presenta una apariencia de vida misma.

Cloaca es un retrato de los procesos y estructuras biológicos que han impulsado la evolución de organismos multicelulares complejos. Realmente, el intestino unidireccional se puede considerar como los característica principal que une a todos los animales complejos, desde gusanos "primitivos" hasta mamíferos ... como nosotros.

Cuando los primeros animales comenzaron a comer y digerir, aumentó la competencia por los recursos. Los pastores más eficientes podrían poner más comida en sí mismos, pero el intestino más adaptable podría extraer mejor el alimento de una variedad más amplia de cosas disponibles. Cuando un animal se adaptó para comerse a otro, bueno, fue entonces cuando la evolución a través de la selección natural realmente se aceleró.

La última investigación sobre la comunidad de microorganismos simbióticos que viven dentro de nosotros está revelando lo importante que es. Nuestro microbioma parece estar directamente relacionado con nuestra salud a largo plazo y nuestra vida útil en general de una manera extremadamente compleja y sutil. Lo que comemos realmente afecta nuestra "salud intestinal". Nuestros biomas personales ahora se han relacionado con la causa y, lo que es más importante, la prevención de muchas enfermedades que limitan la vida.

Cloaca es arte de proceso. los proceso que tiene lugar dentro de él es tan parte del trabajo como la escultura física que vemos en la habitación, que ha cambiado de configuración a lo largo de los años. Desde su debut en 2000, Cloaca se ha exhibido en diferentes versiones, cada vez más refinadas. Es casi como si estuviera "creciendo", pasando por una especie de evolución orgánica en sí misma. Se ha vuelto más elegante y eficiente. Arte y ciencia han estado en constante conversación ya través de su síntesis han surgido profundas nociones filosóficas.

A menudo se dice que el individuo creativo, autor o artista, se enriquece con sus experiencias que 'alimentación' en su trabajo. Sin duda esto es cierto. También recuerdo a un crítico perspicaz que señaló que si pensamos en ese símil, podemos darnos cuenta de que no importa cuál sea la calidad de la "comida" que ponemos, el resultado final es prácticamente el mismo ...


¿Cuánto de lo que comemos termina en el baño? - biología

El metabolismo del azúcar es el proceso mediante el cual la energía contenida en los alimentos que comemos se pone a disposición como combustible para el cuerpo. Las células del cuerpo y rsquos pueden usar glucosa directamente para obtener energía, y la mayoría de las células también pueden usar ácidos grasos para obtener energía. La glucosa y la fructosa se metabolizan de manera diferente y, cuando se consumen en exceso, pueden tener diferentes implicaciones para la salud.

Observando la glucosa primero y ndash cuando se consumen alimentos, hay un aumento correspondiente y un descenso posterior en el nivel de glucosa en sangre, ya que la glucosa se absorbe desde el tracto gastrointestinal a la sangre y luego es absorbida por las células del cuerpo.

La glucosa en la sangre estimula al páncreas para que libere insulina, que luego desencadena la absorción de glucosa por las células del cuerpo (por ejemplo, las células musculares), lo que hace que la glucosa en sangre vuelva a los niveles básicos. La insulina apagará la quema de grasa y promoverá la quema de glucosa como principal fuente de combustible para el cuerpo. Cualquier exceso de glucosa termina almacenándose como glucógeno en los músculos y también puede almacenarse como lípido en el tejido graso.

La fructosa también se absorbe en la sangre desde el intestino, pero en este caso, el hígado sirve como un órgano de preprocesamiento que puede convertir la fructosa en glucosa o grasa. El hígado puede liberar la glucosa y la grasa en la sangre o almacenarla como depósitos de glucógeno o grasa que, si se consumen azúcares en exceso, pueden provocar una enfermedad del hígado graso y también aumentar el riesgo de diabetes y enfermedades cardiovasculares.

También hay algunos efectos de interacción notorios entre la glucosa y la fructosa, ya que la glucosa permite la absorción de fructosa en el intestino, mientras que la fructosa puede acelerar la absorción y el almacenamiento de glucosa en el hígado.

Si el azúcar viene con su fibra inherente (como con la fruta entera), no se absorberá hasta el 30% de este azúcar. En cambio, será metabolizado por microbios en el intestino, lo que puede mejorar la diversidad microbiana y ayudar a prevenir enfermedades. La fibra también significará un aumento más lento de la glucosa en sangre, lo que ha demostrado tener efectos positivos para la salud.

Es fácil consumir azúcar en exceso.

Es fácil consumir demasiado azúcar en jugos y bebidas dulces, ya que contienen principalmente agua y azúcar. Un vaso de jugo de naranja puede contener azúcar concentrado de cinco o seis naranjas enteras. Y aunque es fácil beber tanta azúcar, es menos probable que comas tantas naranjas de una vez.

Las bebidas gaseosas no lo hacen sentir lleno tan rápido como lo hacen los alimentos. Esto los hace fáciles de consumir en exceso. Y una pequeña bebida gaseosa contiene nueve cucharaditas de azúcar agregada, por lo que beber solo una lata significa que casi ha alcanzado la ingesta máxima recomendada para todo el día.

Enfermedad del higado

Un término amplio que significa cualquier proceso corporal en el que el hígado se lesiona o no funciona como debería. En esta web nos centramos en las enfermedades hepáticas en las que la dieta daña el hígado.

Azucar agregado

Cualquier azúcar que se agregue en la preparación de alimentos, ya sea en la mesa, en la cocina o en la planta de procesamiento. Esto puede incluir sacarosa, jarabe de maíz con alto contenido de fructosa y otros.

Diabetes mellitus

Por lo general, se abrevia solo como diabetes. A veces se llama diabetes de azúcar. Consulte Diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2 para obtener más información.

Ácidos grasos

Un tipo de grasa en nuestro cuerpo y en nuestra comida. Tres ácidos grasos se combinan con otro químico llamado glicerol para formar un triglicérido.

Azúcares

Los azúcares son sustancias químicas hechas de carbono, hidrógeno y oxígeno que tienen un sabor dulce y se encuentran en los alimentos. Son una parte importante de lo que comemos y bebemos y de nuestro cuerpo. En este sitio, el azúcar se usa para referirse a azúcares simples (monosacáridos) como fructosa o glucosa, y disacáridos como azúcar de mesa (sacarosa). La sacarosa son dos azúcares simples pegados, por ejemplo (ver Azúcar de mesa). Los azúcares son un tipo de carbohidrato. Los carbohidratos son fuentes de energía para nuestro cuerpo Los azúcares ingresan al torrente sanguíneo muy rápidamente después de ser ingeridos.

Glucosa

La glucosa es un azúcar que comemos. Se encuentra en el almidón. Es el principal combustible de nuestro cuerpo. Es el azúcar que se mide cuando nos hacemos un análisis de sangre para medir el azúcar en sangre.

Páncreas

El páncreas es un órgano interno que nos ayuda a digerir nuestros alimentos al producir insulina y otras sustancias químicas.

Uno de los tres grupos principales de nutrientes que comemos. Gran parte de este sitio web está relacionado con problemas asociados con el exceso de almacenamiento de grasa en el cuerpo. Cada gramo de grasa produce 9 calorías de energía si el cuerpo lo quema como combustible. La grasa se puede almacenar en muchos lugares del cuerpo. Generalmente pensamos en la grasa como debajo de la piel (subcutánea), pero la grasa que puede ser más dañina para nosotros es la grasa almacenada en el hígado y alrededor de los órganos del abdomen (intrahepático y visceral o abdominal o intraabdominal).

Fructosa

Un azúcar que comemos. También se llama azúcar de frutas. La mayor parte de la fructosa viene en sacarosa (azúcar de mesa, azúcar de caña, azúcar de remolacha) o del jarabe de maíz con alto contenido de fructosa.

Hígado

El órgano interno más grande. Pesa alrededor de tres a cuatro libras y está ubicado debajo del borde inferior de las costillas en el lado derecho. Nos ayuda a digerir nuestros alimentos y a eliminar las toxinas de nuestra sangre. "Hepat" en una palabra significa hígado, por lo que una "hepato-toxina" es un veneno para el hígado o algo que puede causar daño al hígado.

Insulina

La insulina es un mensajero liberado por el páncreas después de comer, que desvía la energía (glucosa o triglicéridos) de la sangre a las células grasas para su almacenamiento. La insulina se administra a algunas personas con diabetes para reducir la glucosa en sangre; sale de la sangre y entra en las células grasas para su almacenamiento.

SugarScience es la fuente autorizada de información científica basada en evidencia sobre el azúcar y su impacto en la salud.


Ese sentimiento repugnante de la cena de Navidad

Generalmente, nuestros cuerpos están preparados para igualar la cantidad de alimentos que ingerimos con la energía que gastamos en nuestras actividades diarias, un equilibrio conocido como homeostasis energética. Nuestro cerebro y nuestro sistema digestivo trabajan juntos para que esto suceda.

A medida que nuestro sistema digestivo procesa nuestros alimentos, produce hormonas, una de las cuales se llama colecistoquinina (CCK). Las células de nuestro intestino delgado producen CCK cuando nuestro sistema registra que las grasas o proteínas han llegado a nuestro estómago. CCK nos ayuda a sentirnos llenos ya que ralentiza el movimiento de los alimentos desde el estómago hasta el siguiente paso del proceso digestivo.

Una cosa interesante acerca de CCK es que los alimentos con un alto contenido de azúcar no desencadenan la producción de CCK de la forma en que lo hacen los alimentos que contienen grasas, por lo que los alimentos azucarados no nos hacen sentir llenos, a pesar de su alto contenido energético. Y aquí hay un consejo: beber un vaso de agua antes de comer puede ayudar a llenar nuestro estómago y así estimular la producción de CCK, lo que nos ayuda a sentirnos llenos más rápidamente.

Se cree que la CCK, junto con otras dos hormonas que también se producen en nuestro tracto gastrointestinal, llamadas péptido tirosina tirosina y leptina, también tienen un trabajo que hacer en nuestro cerebro. Cuando las hormonas se combinan con los receptores de nuestro cerebro, se desencadena una respuesta neuronal. Hace un anuncio a nuestros cuerpos de que estamos llenos y hemos tenido suficiente: ¡deja de comer! Esta respuesta de saciedad puede tomar un poco de tiempo para registrarse; a veces comemos demasiado porque estamos disfrutando de nuestra comida y el anuncio de que en realidad estamos llenos llega un poco tarde.

En Navidad u otras ocasiones especiales relacionadas con la comida, a menudo ignoramos el anuncio a propósito. Esto se debe principalmente a que tenemos la suerte de que nos presenten tanta comida deliciosa, y sería de mala educación rechazar la increíble ensalada de papas de tu tía, ¿verdad? Entonces, ¿qué pasa cuando comemos demasiado? ¿Por qué nos sentimos enfermos?

Hay una cantidad finita de espacio en nuestro estómago, alrededor de 1 litro, aunque puede contener hasta 4 litros antes de que se produzca un reflejo nauseoso que nos haga vomitar.

Nuestros estómagos pueden contener alrededor de 1 litro de comida y bebida, pero pueden expandirse para contener hasta 4 litros antes de que se produzca un reflejo nauseoso que nos haga vomitar. Fuente de la imagen: Academia Australiana de Ciencias CC-BY 2.0.

Cada bocado de comida o sorbo de bebida que tomamos va acompañado de una pequeña cantidad de aire a medida que viaja hacia nuestros estómagos, especialmente si estamos bebiendo algo con gas, y esto también ayuda a llenar nuestros estómagos. Nuestros cuerpos eliminan el exceso de gas enviándolo de nuevo hacia arriba, ¡como un eructo!, Lo que puede ayudar a aliviar la sensación de incomodidad.

La principal sensación de malestar proviene de nuestro estómago lleno empujando contra otros órganos, incluidos el diafragma y los pulmones, lo que puede dificultar la respiración. Más sangre fluye a nuestro sistema digestivo ya que trabaja más duro para procesar toda la comida, a veces dejando nuestras extremidades con una sensación de frío. También podríamos sentirnos somnolientos, nuevamente como resultado de que nuestro sistema digestivo trabaja tan duro. Nuestro nivel de azúcar en sangre alcanza su punto máximo y luego desciende.

Otro problema puede provenir del ácido estomacal adicional que se produce para procesar todos los alimentos que comemos. Este ácido puede irritar el estómago y subir al esófago, provocando acidez estomacal. Algunas personas toman tabletas antiácidas para ayudar con esto. Contienen una sustancia alcalina o básica para neutralizar el ácido. La reacción química que neutraliza la acidez produce más gas, ¡lo que significa más eructos!

¿Por qué lo hacemos?

Sabemos que nos vamos a sentir mal, y probablemente culpables, después de esa tercera porción de postre. Pero lo hacemos de todos modos, porque la comida es muy sabrosa. Nuestro cerebro libera dopamina cuando comemos algo que disfrutamos. Esta es una sustancia química que gobierna los centros de recompensa y placer de nuestro cerebro y nos hace felices.

Nuestros cerebros también pueden ser volubles. A menudo, la recompensa de un sabor en particular puede envejecer y esa comida deja de provocar el mismo nivel de placer en el cerebro. Sentimos la necesidad de una nueva sensación, un impulso que generalmente se cumple con bastante facilidad en la cena de Navidad. Podemos pasar del plato principal de mariscos al jamón al horno, luego a la ensalada de papas, luego al pollo y, finalmente, un juego de pelota completamente nuevo, el postre. Resultado final: nuestros estómagos están realmente llenos.

En algunos casos, es el tipo de comida que comemos lo que nos hace querer más. Algunos tipos de alimentos estimulan una respuesta salival más fuerte. Mientras comemos, nuestras glándulas salivales producen saliva, lo que ayuda a difundir el sabor de la comida por toda la boca y el paladar. Ciertos alimentos, emulsionados como la mantequilla, el chocolate y la mayonesa, así como las salsas y los glaseados, fomentan esta respuesta, lo que hace feliz a nuestro cerebro y nos hace querer comer más.

A menudo estamos influenciados por el comportamiento alimentario de nuestros compañeros cuando comemos en ocasiones sociales. Fuente de la imagen: Juhan Sonin / Flickr.

Otro factor que puede contribuir al sentimiento de la cena de Navidad es el aspecto social del evento. Los estudios han demostrado que las personas que comen en grupos a menudo se ven influenciadas por los comportamientos alimentarios de sus compañeros. Aparentemente, cuando comemos con alguien expresivo y exuberante, es más probable que igualemos la ingesta de alimentos de esa persona, ya sea pequeña o grande.

Entonces, ¿qué hacer si esa sensación incómoda de "ugh-necesito-deshacerme-mis-jeans" hace efecto? Bueno, no vayas por esa pequeña tumbada en el sofá que estás contemplando, esto en realidad obstaculizará el proceso digestivo. Una caminata rápida alrededor de la cuadra, o algunos viajes hacia y desde la cocina para recoger los platos, es una idea mucho mejor. Y solo un aviso: ¿recuerdas esa agradable dopamina química, la que hace feliz a nuestro cerebro? También se libera con el ejercicio, lo que hace que caminar alrededor de la cuadra sea una opción doblemente buena.


¿Qué pasa si comes semillas de sandía?

Si te comes algunas semillas mientras trabajas en un trozo de sandía, no es gran cosa. "Las semillas de sandía son seguras para comer", dice Beth Warren, R.D., fundadora de Beth Warren Nutrition y autora de Secretos de una chica kosher.

& ldquoCuando se comen 100% crudos & mdashin otras palabras, todavía tienen las cáscaras negras en ellos & mdash, no los digieres, sino que pasan por todo tu cuerpo, & rdquo, dice Keri Gans, R.D., autora de La dieta del cambio pequeño. Por lo tanto, terminan en el baño en uno o dos días, similar a lo que sucede cuando traga chicle.

Por eso, si tiendes a tener un sistema digestivo sensible, es posible que desarrolles algunos problemas estomacales, como gases o hinchazón, si comes demasiadas semillas, dice Jessica Cording, R.D., autora de El pequeño libro de los cambiadores de juego.

Las semillas también pueden causar estreñimiento. "Todo depende de la cantidad que consume", dice Gina Keatley, dietista nutricionista certificada que ejerce en la ciudad de Nueva York. & ldquoHay una gran cantidad de fibra insoluble en las semillas, lo que puede hacer que su sistema digestivo se ralentice si no hay suficiente agua y otros materiales para continuar empujándolo. & rdquo

Sin embargo, si las semillas brotan o se cocinan, "su cuerpo las digiere completamente para obtener los beneficios para la salud", dice Gans.


Estructuras moleculares

Carbohidratos puede representarse mediante la fórmula (CH2O)norte, donde n es el número de carbonos en la molécula. En otras palabras, la proporción de carbono a hidrógeno y oxígeno es 1: 2: 1 en moléculas de carbohidratos. Esta fórmula también explica el origen del término & # 8220carbohidrato & # 8221: los componentes son carbono (& # 8220carbo & # 8221) y los componentes del agua (por lo tanto, & # 8220hidrato & # 8221). Los carbohidratos se clasifican en tres subtipos: monosacáridos, disacáridos y polisacáridos.

Monosacáridos

Monosacáridos (mononucleosis infecciosa& # 8211 = & # 8220one & # 8221 sacar& # 8211 = & # 8220sweet & # 8221) son azúcares simples, el más común de los cuales es la glucosa. En los monosacáridos, el número de carbonos suele oscilar entre tres y siete. La mayoría de los nombres de monosacáridos terminan con el sufijo & # 8211ose. Si el azúcar tiene un grupo aldehído (el grupo funcional con la estructura R-CHO), se conoce como aldosa, y si tiene un grupo cetona (el grupo funcional con la estructura RC (= O) R ′), se conoce como cetosa. Dependiendo de la cantidad de carbonos en el azúcar, también pueden ser conocidos como triosas (tres carbonos), pentosas (cinco carbonos) y hexosas (seis carbonos). Consulte la Figura 1 para ver una ilustración de los monosacáridos.

Figura 1. Los monosacáridos se clasifican según la posición de su grupo carbonilo y el número de carbonos en la cadena principal. Las aldosas tienen un grupo carbonilo (indicado en verde) al final de la cadena de carbono y las cetosas tienen un grupo carbonilo en el medio de la cadena de carbono. Las triosas, pentosas y hexosas tienen tres, cinco y seis cadenas principales de carbono, respectivamente.

La fórmula química de la glucosa es C6H12O6. En los seres humanos, la glucosa es una fuente importante de energía. Durante la respiración celular, la glucosa libera energía y esa energía se utiliza para ayudar a producir trifosfato de adenosina (ATP). Las plantas sintetizan glucosa usando dióxido de carbono y agua, y la glucosa, a su vez, se usa para los requerimientos energéticos de la planta. El exceso de glucosa a menudo se almacena como almidón que es catabolizado (la descomposición de moléculas más grandes por las células) por los humanos y otros animales que se alimentan de plantas.

La galactosa y la fructosa son otros monosacáridos comunes: la galactosa se encuentra en los azúcares de la leche y la fructosa en los azúcares de las frutas. Aunque la glucosa, la galactosa y la fructosa tienen todas la misma fórmula química (C6H12O6), difieren estructural y químicamente (y se conocen como isómeros) debido a la diferente disposición de los grupos funcionales alrededor del carbono asimétrico, todos estos monosacáridos tienen más de un carbono asimétrico.

Los monosacáridos pueden existir como una cadena lineal o como moléculas en forma de anillo en soluciones acuosas que generalmente se encuentran en formas de anillo.

Disacáridos

Disacáridos (di& # 8211 = & # 8220two & # 8221) se forman cuando dos monosacáridos se someten a una reacción de deshidratación (también conocida como reacción de condensación o síntesis de deshidratación). Durante este proceso, el grupo hidroxilo de un monosacárido se combina con el hidrógeno de otro monosacárido, liberando una molécula de agua y formando un enlace covalente (Figura 2).

Figura 2. La sacarosa se produce a partir de la reacción química entre dos azúcares simples llamados glucosa y fructosa.

Los disacáridos comunes incluyen lactosa, maltosa y sacarosa. La lactosa es un disacárido que consta de los monómeros glucosa y galactosa. Se encuentra naturalmente en la leche. La maltosa, o azúcar de malta, es un disacárido formado por una reacción de deshidratación entre dos moléculas de glucosa. El disacárido más común es la sacarosa o azúcar de mesa, que se compone de los monómeros glucosa y fructosa.

Polisacáridos

Una cadena larga de monosacáridos unidos por enlaces covalentes se conoce como polisacárido (escuela politécnica& # 8211 = “muchos”). La cadena puede ser ramificada o no ramificada y puede contener diferentes tipos de monosacáridos. Los polisacáridos pueden ser moléculas muy grandes. El almidón, el glucógeno, la celulosa y la quitina son ejemplos de polisacáridos.

El almidón es la forma almacenada de azúcares en las plantas y está compuesto de amilosa y amilopectina (ambos polímeros de glucosa). Las plantas pueden sintetizar glucosa y el exceso de glucosa se almacena como almidón en diferentes partes de la planta, incluidas las raíces y las semillas. El almidón que consumen los animales se descompone en moléculas más pequeñas, como la glucosa. Entonces, las células pueden absorber la glucosa.

Figura 3. La amilosa y la amilopectina son dos formas diferentes de almidón. El glucógeno es la forma de almacenamiento de glucosa en humanos y otros vertebrados y está compuesto por monómeros de glucosa.

El glucógeno es la forma de almacenamiento de glucosa en humanos y otros vertebrados, y está compuesto por monómeros de glucosa. El glucógeno es el equivalente animal del almidón y es una molécula altamente ramificada que generalmente se almacena en las células del hígado y los músculos. Siempre que los niveles de glucosa disminuyen, el glucógeno se descompone para liberar glucosa.

La celulosa es uno de los biopolímeros naturales más abundantes. Las paredes celulares de las plantas están hechas principalmente de celulosa, que proporciona soporte estructural a la célula. La madera y el papel son principalmente de naturaleza celulósica. La celulosa está formada por monómeros de glucosa que están unidos por enlaces entre átomos de carbono particulares en la molécula de glucosa.

Todos los demás monómeros de glucosa de la celulosa se voltean y se compactan apretadamente como cadenas largas y extendidas. Esto le da a la celulosa su rigidez y alta resistencia a la tracción, que es tan importante para las células vegetales. La celulosa que pasa por nuestro sistema digestivo se llama fibra dietética. Si bien los enlaces glucosa-glucosa en la celulosa no pueden ser degradados por las enzimas digestivas humanas, los herbívoros como las vacas, búfalos y caballos pueden digerir la hierba rica en celulosa y utilizarla como fuente de alimento. En estos animales, ciertas especies de bacterias residen en el rumen (parte del sistema digestivo de los herbívoros) y secretan la enzima celulasa. El apéndice también contiene bacterias que descomponen la celulosa, lo que le confiere un papel importante en el sistema digestivo de los rumiantes. Las celulasas pueden descomponer la celulosa en monómeros de glucosa que el animal puede utilizar como fuente de energía.

Figura 4. En la celulosa, los monómeros de glucosa están unidos en cadenas no ramificadas mediante enlaces glicosídicos β 1-4. Debido a la forma en que se unen las subunidades de glucosa, cada monómero de glucosa se invierte en relación con el siguiente, lo que da como resultado una estructura fibrosa lineal.

Figura 5. Los insectos tienen un exoesqueleto exterior duro hecho de quitina, un tipo de polisacárido.

Como se muestra en la Figura 4, todos los demás monómeros de glucosa en la celulosa se invierten y los monómeros se empaquetan de manera apretada como cadenas largas extendidas. Esto le da a la celulosa su rigidez y alta resistencia a la tracción, que es tan importante para las células vegetales.

Los carbohidratos cumplen otras funciones en diferentes animales. Los artrópodos, como insectos, arañas y cangrejos, tienen un esqueleto externo, llamado exoesqueleto, que protege las partes internas de su cuerpo. Este exoesqueleto está compuesto por la macromolécula biológica quitina, que es un carbohidrato nitrogenado. Está hecho de unidades repetidas de un azúcar modificado que contiene nitrógeno.

Dietista registrado

Figura 6. Dietista Nutricionista Registrada (RDN) La chef Brenda Thompson trabaja con el personal del servicio de alimentos para preparar su receta de burrito de desayuno durante la prueba de sabor de la escuela diseñada por el chef en Idaho. Gracias a una beca de nutrición del equipo del Departamento de Agricultura de los EE. UU. (USDA), la chef RDN, Brenda Thompson, desarrolló recetas para el libro de cocina del almuerzo escolar diseñado por el chef.

La obesidad es un problema de salud mundial y muchas enfermedades, como la diabetes y las enfermedades cardíacas, son cada vez más frecuentes debido a la obesidad. Ésta es una de las razones por las que se busca cada vez más a dietistas titulados para obtener asesoramiento. Los dietistas registrados ayudan a planificar programas de alimentación y nutrición para personas en diversos entornos. A menudo trabajan con pacientes en centros de salud, diseñando planes de nutrición para prevenir y tratar enfermedades. Por ejemplo, los dietistas pueden enseñarle a un paciente con diabetes cómo controlar los niveles de azúcar en sangre ingiriendo los tipos y cantidades correctos de carbohidratos. Los dietistas también pueden trabajar en hogares de ancianos, escuelas y consultorios privados.

To become a registered dietitian, one needs to earn at least a bachelor’s degree in dietetics, nutrition, food technology, or a related field. In addition, registered dietitians must complete a supervised internship program and pass a national exam. Those who pursue careers in dietetics take courses in nutrition, chemistry, biochemistry, biology, microbiology, and human physiology. Dietitians must become experts in the chemistry and functions of food (proteins, carbohydrates, and fats).

In Summary: Structure and Function of Carbohydrates

Carbohydrates are a group of macromolecules that are a vital energy source for the cell and provide structural support to plant cells, fungi, and all of the arthropods that include lobsters, crabs, shrimp, insects, and spiders. Carbohydrates are classified as monosaccharides, disaccharides, and polysaccharides depending on the number of monomers in the molecule. Monosaccharides are linked by glycosidic bonds that are formed as a result of dehydration reactions, forming disaccharides and polysaccharides with the elimination of a water molecule for each bond formed. Glucose, galactose, and fructose are common monosaccharides, whereas common disaccharides include lactose, maltose, and sucrose. Starch and glycogen, examples of polysaccharides, are the storage forms of glucose in plants and animals, respectively. The long polysaccharide chains may be branched or unbranched. Cellulose is an example of an unbranched polysaccharide, whereas amylopectin, a constituent of starch, is a highly branched molecule. Storage of glucose, in the form of polymers like starch of glycogen, makes it slightly less accessible for metabolism however, this prevents it from leaking out of the cell or creating a high osmotic pressure that could cause excessive water uptake by the cell.


By Barbara Karnes, RN March 03, 2014

Let’s talk about a topic that is often overlooked in our medical end of life care: bowel movements. Why bring up a subject that is difficult to discuss? Because there are major misconceptions about bowel movements in people who can’t be fixed and people who are taking medicines for pain, narcotics and/or non-narcotics. Everybody has bowel movements, everyone needs to have them, yet in our prudishness we tend to not talk about them. I think we are embarrassed to bring up the subject but we need to. So, here I go.

We often think that when a person is not eating very much they will then not have much to eliminate. Incorrecto. Whether we eat or not our body still produces waste and we will still need to eliminate that waste.

Being active helps us poop therefore the less active we are, and people approaching the end of their life through disease or old age gradually have less and less energy hence do less and sleep more, the more prone to constipation we will be. Constipation becomes a problem as activity decreases. Laxatives become necessary.

Narcotic and non-narcotic pain medicines slow bodily functions and constipation becomes a big issue. Anyone taking medication for pain needs to be taking a laxative. Pain medicine and laxatives go together, always. Don’t wait until the person is impacted with three or four days of backed up stool and in great discomfort before considering a laxative.

So, most people with a life threatening illness need to be assessed for a laxative regime. Of course there are exceptions, the particular disease and the person’s bowel history can affect and determine bowel activity, but everyone needs to be assessed. Ninety nine percent of people on pain medicine will need to also be on a laxative.

What kind of laxative? Ask the doctor who prescribed the pain medicine what is recommended. Generally, the stronger the pain medicine the stronger the laxative.

Something More. about Let's Talk Poop.

Caring for someone at end of life is challenging and when pain is part of the dying process, the challenge intensifies. That's why I wrote Pain At End of Life: What You Need To Know About End of Life Comfort and Pain Management. It addresses, in fifth grade, non-medical terminology:


Your biology might be making it worse

This burning poop sensation can happen to anyone, but it's often worse in people who have certain gastrointestinal issues to begin with. So "make sure you don't have other things going on that would predispose you to being more sensitive," says Bruno P. Chumpitazi, M.D., a spokesperson for the American Gastroenterological Association and director of the neurogastroenterology and motility program at Texas Children's Hospital.

"A lot of people with irritable bowel syndrome can be overly sensitive to foods," he says. And spicy foods can engender things like pain and discomfort. Hot foods can also be challenging for people with hemorrhoids or anal fissures, says Dr. Chumpitazi. Those fissures are just like they sound&mdashlittle tears which tend to be caused by constipation and sometimes even by diarrhea. Which means you can have burning diarrhea, too.


Cuota All sharing options for: What Will You Eat When the World Ends?

It could happen at any time. Maybe an asteroid will hurtle toward Earth or a storm will cover the world in ice. A bite from a particularly angry monkey could start a viral zombie plague. The Internet could even shut off. Things could go to hell because of monsters or uncomfortably sentient robots, nuclear war or a terrorist attack. The question you should ask yourself is: What will you eat and drink when the world ends?

The people answering this question aren't scientists, the military, or NASA (though maybe there's a secret apocalypse science division in the government). They're known as "preppers" and are usually everyday folks with normal jobs — teachers or bankers or candlestick makers. The only difference between you and them is that they want to be ready when, in prepper jargon, SHTF because it's TEOTWAWKI ("the end of the world as we know it"). While FEMA's guide advocates for having a disaster kit consisting of a 72-hour supply of food, water, and clothing packed and ready to go, that's just a baby step for preppers. Come back when you've stored up enough to last you a week, a month, or a year.

"It sounds hokey, but I had a gut feeling that I needed to take steps to protect my family."

"Hurricane Katrina proved to a lot of people that everything you have can be wiped out very quickly," says Pat Henry, founding editor of the Prepper Journal. He explains that everyone has to focus on four categories of survival — food, water, security, and shelter. Since 2008, Henry has been slowly stockpiling backup supplies . He's used rain barrels, water filtration, and bottled water to amass "hundreds of gallons" of H2O. "It sounds hokey, but I had a gut feeling that I needed to take steps to protect my family," he says. Mientras uno Daily Mail UK article estimates "there are three million preppers in the U.S. alone," no one knows who estimated that number, and it's unlikely that there are actually solid statistics on the subject — thanks to an inherent secrecy within the prepper community.

But despite prepping's mysterious exterior, everyone seems to agree on the basic principles of planning, buying, and storing food, water, and cooking utensils one needs to survive a disaster. According to the experts, there are three rules that will help you prepare for the end of the world.

Rule One: Keep Your Groceries Hidden

Though preppers are very active behind screen names on the Internet — on groups like the American Preppers Network or websites like the Survival Blog — they stay under the radar in real life. It's not because they think their hobby is strange, but because when the end of the world comes, they don't want the entire starving neighborhood to know that their house is the one full of potable water, heat, and enough food to last a full calendar year. "The first rule of prep club is you don't talk about prep club," says Lisa Bedford, a mother of two teenagers and a prepper also known as the Survival Mom. As a result, there's not much in the way of hands-on education. "The community is online because people want to be very careful and cautious about who they talk to," Bedford explains. Bedford says that she has cultivated a small group of neighboring preppers who she could rely on if SHTF ("shit hits the fan," naturally). "But I have no idea how much they actually have."

"The first rule of prep club is you don’t talk about prep club."

Overall it seems like the secrecy is directed toward non-preppers: No one wants to get themselves into an ant-and-grasshopper situation where they're sharing supplies with the non-prepared deadweights of the neighborhood. Within the prepper community, however, there are websites like Prepper Dating and Survivalist Singles (just because it's the end of the world doesn't mean you have to be alone). Other forums facilitate people who want to either connect with neighbors or actually gather enough strangers to fill a home with like-minded survivalists.

Survivalists come in all shapes and sizes. Like any subculture, the people involved fit somewhere on a spectrum of intensity. On the one hand, you might have someone like Bedford, who began prepping as a backup plan if her family lost their primary source of income. On the other end are the types of people who build underground bunkers and whose security plans look like a mini National Guard.

Survive the Apocalypse in Five Easy Steps

Eater combed through FEMA, CDC, and prepper blog survival intel so you don't have to. Now get packing:

1. Stock Up on Clean Water
It's hard to overstate just how important access to clean drinking water will be to your post-apocalyptic survival chances — and you'll need about a gallon per person per day, which is a lot. Have water at your home or wherever you plan to hunker down. Have water in your vehicle. Study up on where to find safe water (drained water from an undamaged water heater = safe, water from the toilet's bowl and flush tank = unsafe). Do some practice rounds of boiling and oxygenating water.

2. Create a Pantry
Canned and freeze-dried foods are your new favorites. So are properly-stored whole wheat cereals, nuts, dry pasta, corn, and various other dry edibles. To further build out your pantry, focus on high-energy options like peanut butter, jelly, granola bars, and trail mix. Get some powdered milk, powdered potatoes, and other powdered foods onto the shelf. Whenever possible, stock up on foods that are low in salt, so as to avoid getting unnecessarily thirsty and wasting your precious water. And stock up on canning supplies so that when you encounter fresh fruits and vegetables, you can make them last.

3. Don't Forget a Manual Can Opener
You might even want to stock a few of these because, let's face it, canned food is now a major part of your life. Do not lose them, or entrust them to someone you think might lose them.

4. Break Out the OverallsSomeday, your stockpile will run out, so get farming. Plant a diverse survival vegetable garden, and make it as huge as possible. Do be warned your vegetables might be an attractive nuisance, so consider camouflaging it as a "food forest." Raise chickens. Chickens are pretty easy to take care of and will provide you with a valuable source of protein via eggs. Also, raise rabbits if you are down to do butchering and slaughtering.

5. Quit Stalling
If you really want to survive, start working on your game plan before the world goes totally to shit. Things like tilling a garden, stocking up on food, and learning how to properly can all take time to get right. Might as well get a head start while the power grid still works. Buena suerte.
— Hillary Dixler

But while outsiders familiar with prepping have a tendency to think survivalists have a streak of insanity, it's actually not all that different from the practice of homesteading. "They call it something different and do it a different way, but the end goal is the same," says Henry. He specifically references the local food movement where many people have taken to knowing their farmer or growing their own produce because they don't feel like they can rely on the government, big food corporations, or other overseers to adequately check the quality of what they're eating. "A large part of both movements is the concept of control," Bedford says. This is one reason why interest in prepping seems to increase after natural disasters, economic crises, or another traumatic event. It allows people to feel like, at least next time, they'll be prepared.

Rule Two: Don't Store What You Can't Eat

Though tents and bunkers might suffice for backup shelter, storing food and water is a much more involved process. It's not quite as easy as running to the local grocery store the day before a storm and buying up all of the bread and kale left on the shelves. People who are getting into prepping often treat food and water storage as the true first step. While water can be stocked in the form of water bottles or rainwater-capture systems, food is not as easy as following a pre-made grocery list off the Internet.

When Bedford began preparing for the possibility of economic disaster in 2008, she quickly fell on food storage as a place to focus. She says that a lot of people do their own food storage — particularly homesteaders or people who live so far from the grocery store that it's inconvenient to go more than once a month — but that as a "typical suburban stay-at-home mom" she initially felt out of her depth. "It was a whole new world," she says.

The main issue is that stored food is only as useful as your willingness to eat it. "Food fatigue is a real thing," Bedford explains. If all that's in the pantry is rice and beans, the monotony of the diet would eventually make anyone lose their desire to eat.

To get a varied diet, Bedford advocates a three-layer approach to stocking the pantry. The first layer takes place at the grocery store — specifically in the canned food aisles. "The reason canned food is so important is that it's shelf stable," Bedford says. That said, don't just purchase whatever is on sale. "Focus on things you'll eat and your family members will eat," she adds. And don't forget the spices: Adding new flavors to the same base ingredients is an easy way to combat food fatigue while sticking to a few pantry staples.

Next are the bulk foods which Bedford believes are where most of a prepper's time and money should be spent. Opening a can of ravioli might get you a meal, but there's not much in the way of choice. With freeze-dried meat, shrimp, yogurt, and cheese (almost every food seems to have been freeze-dried) and a healthy stockpile of various pastas, dried beans, and grain, "you can make hundreds of recipes," according to Bedford. For people who don't feel up to DIY recipe development, there are a number of resources to turn to. Many preppers blog and post individual recipes and tips on their websites. Prepping is also a (small) cookbook genre with titles like The Survivalist Cookbook o The Prepper's Cookbook that speak directly to their intended audience. Plenty of other cookbooks focus on things like canned soup, jerky, or campfire recipes.

Finally, a good prepper wants to invest in some ready-to-eat meals. They're not all that different from the field rations given to soldiers and, as a result, are not something the average person wants to survive on entirely. "You'll get tired of them pretty quickly," Bedford says. She recommends that the RTE meals comprise no more than 20 percent of total food supplies.

But it's important to remember that even long-lasting foods can go bad. Henry doesn't just stock a pantry and forget about it, but rotates through the food during normal, non-emergency meals. "You don't want to find out when the power's out and the grocery store is closed that all your food expired five years ago," he says. "That's another reason why buying things you eat all the time is important." It also would ease the culinary transition into end-of-the-world dining if the family is still eating mom's beef stroganoff but with freeze-dried beef, powdered sour cream, and dehydrated mushrooms.

"Right now if there was a massive power grid failure, millions of households will only have a couple weeks of food. They have no margin."

Bedford stresses that food storage does not have a one-size-fits-all approach. A city dweller simply doesn't have room to store a year's worth of food and water. Others can't afford to buy extra bulk and freeze-dried food — much less expensive gadgets or survival cooking gear. Even if someone could have a flock of goats and chickens doesn't mean they can take on that responsibility. "Not everyone can live that lifestyle and a lot of them don't want to," Bedford says.

Rule Three: Get Out of the Pantry

Unfortunately even the best-stocked food supply doesn't last forever. Bedford points out that food storage doesn't exist in a vacuum. "You'll open that can of beans and then what?" ella dice. "The purpose of stored food is to buy you time." In her family's case, the year or so their supply could carry them for would be enough time to connect with other families, work together, barter, and so on. "Right now if there was a massive power grid failure, millions of households would only have a couple weeks of food," she explains. "They have no margin."

Henry supports the idea of keeping chickens both for meat and eggs as well as investing in the time to learn about technology like aquaponics or even hydroponics, which can both create comparatively large amounts of food in small spaces. Surprisingly, he doesn't advocate relying too much on hunting. "If you're out there looking for food and things are that bad, chances are hundreds and thousands of other people are doing the same thing." There are only so many deer and pheasants to go around. That's why in the process of increasing their food supplies, many preppers also teach themselves how they could grow more.

Prepping is just as much about creating a sustainable source of food as squirreling it away. Because the end of the world doesn't just last a week or month or even a year — it's forever. And we all have to eat to survive.


Ver el vídeo: Ο Γιάννης ξαφνιάζει το Γιώργο την ώρα που είναι στην τουαλέτα. (Agosto 2022).