Información

¿Se puede absorber el fluoruro en la sangre desde el interior de la boca sin tragarlo?

¿Se puede absorber el fluoruro en la sangre desde el interior de la boca sin tragarlo?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Estoy teniendo una discusión con alguien sobre el uso de fluoruro. Le dije que incluso si no le gusta la idea de ingerirlo, cepillarlo y escupirlo no le hará daño. Luego dijo esto:

¡Has perdido enormemente el punto de ingestión! El cepillado con pasta fluorada NO está bien.

¿La boca, con su entrada de las encías y debajo de las glándulas de la lengua son el punto PERFECTO de entrada a la sangre, sin siquiera tragar? ¿De qué crees que se trata el oil pulling? ¡El flúor atraviesa esas barreras tan fácilmente como la mierda que reside en tu sangre puede hacerlo! "

Ahora llamo a BS sobre esto, pero me gustaría una opinión experta con las fuentes citadas si es posible. ¿Puede el flúor ser absorbido por vía oral sin ingestión?


Aunque me está costando encontrar una fuente que proporcione información específica sobre el flúor en la pasta de dientes, esta revisión explica que el flúor se absorbe más fácilmente a través del epitelio intestinal y que la absorción de flúor a través de otros tejidos, como el epitelio oral, depende en gran medida de otras sustancias químicas. propiedades de los compuestos que contienen fluoruro: sus

"reactividad y estructura, solubilidad y capacidad para liberar iones de fluoruro".

Esto sugiere que necesitaría información adicional sobre la fórmula general de la pasta de dientes.

Esta revisión muestra las velocidades a las que se liberan los iones de flúor de varias formulaciones de pasta de dientes. Las figuras 2 y 3 muestran que la tasa de descarga más alta es de aproximadamente 1.7ppm y la más baja fue de poco menos de 0.5ppm, ambas ocurriendo después de un período de 24 horas. Los autores señalan en la discusión que estas mediciones probablemente sean más altas de lo que ocurriría en la boca, ya que tuvieron que usar agua desionizada para sus experimentos, en los que el fluoruro es más soluble que en la saliva.

Wikipedia enumera los niveles de toxicidad del fluoruro entre 0,5 y 1,0 mg / L. La masa molar del fluoruro es 18.9984 g / mol y esta calculadora muestra que 0.5 mg / L de fluoruro se traduce en aproximadamente 0.5 ppm. Si bien al principio esto hace que los resultados anteriores parezcan nefastos, es importante tener en cuenta que la pasta de dientes permanece en los dientes por mucho menos de 24 horas y recordar que se libera menos flúor en la saliva que en el agua desionizada.

Ojalá pudiera encontrar mejores resultados sobre la cantidad de fluoruro que podría liberarse durante una sesión típica de cepillado de dientes, pero de la revisión vinculada infiero que sería lo suficientemente pequeño como para no merecer un problema de salud.

Le envié un correo electrónico a un amigo dentista para obtener más información y actualizaré esta publicación cuando tenga noticias de él.

En cuanto al comentario sobre las glándulas, es importante entender que las glándulas que se encuentran en la boca son glándulas secretoras, lo que significa que están optimizados para descargar fluidos y no para aceptarlos.

--Actualizar--

Mi amigo dentista me respondió, confirmando que no se produce una absorción significativa de flúor a través de las encías. De él:

la única absorción significativa sería a través de la ingestión de fluoruro. Cualquiera que estuviera solo en la boca no se absorbería bien ... por eso hacemos los tratamientos de enjuague y saliva en dosis altas para evitar la fluorosis pero entregar suficiente flúor a los dientes.

En resumen, parece que la respuesta a su pregunta es: no, el fluoruro no se absorbe significativamente en la sangre desde el interior de la boca sin tragarlo.


Lo siento, llegué un poco tarde para encontrar esto, pero pensé en compartir dos estudios que encontré que prueban la 'absorción de fluoruro a través de la mucosa oral de las ratas'

https://doi.org/10.1016/0003-9969(68)90140-4

https://doi.org/10.1016/0003-9969(78)90219-4

* el segundo enlace es un estudio sobre el fluoruro radiactivo.


Efectos sobre la salud del fluoruro ingerido (1993)

Desafortunadamente, este libro no se puede imprimir desde OpenBook. Si necesita imprimir páginas de este libro, le recomendamos que lo descargue como PDF.

Visite NAP.edu/10766 para obtener más información sobre este libro, comprarlo en forma impresa o descargarlo como un PDF gratuito.

A continuación se muestra el texto no corregido leído por máquina de este capítulo, destinado a proporcionar a nuestros propios motores de búsqueda y motores externos un texto de búsqueda altamente rico y representativo del capítulo de cada libro. Debido a que es material SIN CORREGIR, considere el siguiente texto como un sustituto útil pero insuficiente de las páginas autorizadas del libro.

INGESTA, LETRA: TABOLISMO Y DISPOSICIÓN DE LA INGESTA DE FLUORURO DE HORDA La literatura contiene varias revisiones de las fuentes y cantidades de ingesta de fluoruro por edad, concentración de fluoruro en el agua y región geográfica en los Estados Unidos que se pueden consultar para discusiones detalladas (McClure, 1943 Parkas y Parkas, 1974 Myers, 1978 Ophaug et al., 19SOa, b, 19X5 Whitford, 1989 Burt, 1992

. Esta discusión resumirá nuestra comprensión actual de los puntos principales cubiertos en esos informes. Las principales fuentes de ingesta de flúor son el agua, las bebidas, los alimentos y los productos dentales que contienen flúor. La exposición al fluoruro de la atmósfera generalmente representa una pequeña fracción (alrededor de 0.01 mg por día) de la ingesta de fluoruro (Hodge y Smith, 1977

. Las concentraciones de fluoruro en las aguas subterráneas oscilan entre menos de 0.

mg / L a más de 100 mg / L y dependen principalmente de la concentración y solubilidad de los compuestos de fluoruro en el suelo. Las concentraciones de fluoruro en los alimentos también dependen de las concentraciones de fluoruro en el suelo, pero pueden aumentarse o disminuirse según las concentraciones de fluoruro en el agua utilizada para la preparación. Las concentraciones de fluoruro en la mayoría de los productos dentales disponibles en los Estados Unidos varían de 230 ppm (enjuague bucal de fluoruro de sodio al 0.05%) a más de 12,000 ppm (

.23% gel de fluoruro de fosfato acidulado). 125

126 Efectos sobre la salud del flúor ingerido La ingesta promedio de flúor en la dieta de los niños pequeños que beben agua que contiene flúor en 0,7-

.2 mg / L es aproximadamente 0.5 mg por día o 0.04-0.07 mg / kg de peso corporal por día, aunque ocurre una variación sustancial entre los individuos (McClure, 1943 Ophaug et al., 198Oa, b, 1985

. Los estudios epidemiológicos clásicos realizados en las décadas de 1930 y 1940 sobre la relación entre las concentraciones de fluoruro en el agua y la caries dental y la fluorosis dental determinaron que 0,7-

.2 mg / L fue óptimo porque proporcionó un alto grado de protección contra la caries dental y una baja prevalencia de formas más leves de fluorosis dental. Por lo tanto, la cantidad de ingesta asociada a Me por parte de los niños (0,04-0,07 mg / kg por día) ha sido generalmente aceptada como óptima, o como ha dicho Burt (1992), como & cupo límite superior útil para la ingesta de flúor por parte de los niños. lactantes depende principalmente de si se alimenta con leche materna o con fórmula. La leche materna humana contiene solo un rastro de flúor (alrededor de 0.5, umol / L, dependiendo de la ingesta de flúor) y proporciona menos de 0.01 mg de flúor por día (Ekstrand et al., 19X41. Las fórmulas listas para el consumo generalmente contienen flúor en menos de 004 mg / L (Johnson y Bawden, 1987 McKnight-Hanes et al., 1988), y fórmulas reconstituidas con agua fluorada (0,7-

) contienen fluoruro a 0,7 mg / L o más. Por lo tanto, la ingesta de flúor de la fórmula puede oscilar entre menos de 0,4 y más de 1,0 mg por día. Es evidente que ese rango incluye cantidades que exceden el rango óptimo de 0,7-

0,2 mg / L y, por lo tanto, se podría pensar que aumenta el riesgo de fluorosis dental. Sin embargo, la evidencia reciente indica que la etapa de transición o de maduración temprana del desarrollo del esmalte es cuando el tejido es más susceptible a los cambios inducidos por el fluoruro (Evans, 1989 Pendrys y Stamm, 1990 Evans y Stamm, 1991a). La etapa de maduración temprana ocurre durante el tercer o cuarto año de vida para los dientes anteriores permanentes cuando la cantidad de ingesta de fluoruro en la dieta en una comunidad con agua fluorada generalmente está dentro de 0.04

0,07 mg / kg por día. Ophaug y col. (19XOa, b) determinó la ingesta de fluoruro en la dieta de niños pequeños en cuatro regiones de los Estados Unidos. La ingesta media de los bebés de 6 meses fue de 0,21-0,54 mg por día, y la de los niños de 2 años fue de 0,32-0,61 mg por día. La ingesta media de los niños de 2 años (pero no del grupo de 6 meses) estuvo directamente relacionada con la concentración de flúor en el agua potable. Estos datos concuerdan estrechamente con los hallazgos de Dabeka et al. (1982) y Featherstone y Shields (1988)

. La ingesta de fluoruro en la dieta de los adultos que viven en áreas donde se abastece de agua fluorada a aproximadamente i.0 mg / L se ha estimado en I.2 mg por día.

Ingesta, metabolismo, disposición árida de fluoruro 127 (Singer et al., 1980), I.8 mg por día Waves, 1983) y 2.2 mg por día (San Filippo y Battistone, 1971

. La ingesta de algunas personas, como los trabajadores al aire libre en climas cálidos o aquellos con trastornos de alta producción de orina (Klein, 1975), sería sustancialmente mayor. Los productos dentales que contienen flúor destinados a la aplicación tópica de flúor en los dientes (especialmente las pastas dentales debido a su uso generalizado) son una fuente importante de flúor ingerido tanto para niños como para adultos. Dowell (1981) informó que casi el 50% de su muestra había comenzado a cepillarse los dientes a la edad de 12 meses. A los 18 meses, el 75% se cepillaba con pasta dental fluorada. La cantidad promedio de pasta de dientes utilizada en un cepillado es de 1,0 g (que varía de 0.! A 2,0 g), que, para un producto a 1000 ppm, contiene

.0 mg de fluoruro. Los resultados de varios estudios indican que se ingiere un promedio del 25% (que varía del 10% al 100%) del flúor introducido en la boca con pasta de dientes o enjuague bucal, pero el porcentaje es mayor para los niños pequeños que no tienen un buen control de el reflejo de deglución (HelIstrom,

969 Hargreaves et al., 1972 Parkins, 1972 Barnhart et al., 1974 Baxter, 1980 Dowell, 1981 Wei y Kanellis, 1983 Bell et al., 198S Bruun y ThyIstrup, 1988

. Se ha calculado que la cantidad de flúor ingerida con pasta de dientes (o enjuague bucal) por los niños que viven en una comunidad con agua óptimamente fluorada, que tienen un buen control de la deglución y que se cepillan (o enjuagan) dos veces al día es aproximadamente igual a la ingesta diaria de flúor con alimentos, agua y bebidas (Whitford et al., 1987

. En el caso de los niños más pequeños o que, por cualquier otro motivo, tengan un mal control de la deglución, la ingesta diaria de flúor de los productos dentales puede superar la ingesta dietética. Por varias razones, es probable que las diferencias en la ingesta de fluoruro en comunidades con diferentes concentraciones de fluoruro en el agua sean más pequeñas hoy que en la década de 1940, cuando los estudios epidemiológicos de caries dental y fluorosis realizados por H.T. ¡Hormiga decana! sus asociados terminaron. El uso de productos dentales que contienen flúor, especialmente pastas dentales, se extiende por todo el cuerpo, y los suplementos dietéticos de flúor se prescriben a los niños desde el nacimiento hasta la adolescencia con mayor frecuencia en áreas sin agua fluorada. El esquema de dosificación para la suplementación con flúor recomendado actualmente por la Asociación Dental Americana y la Academia Americana de Pediatría se muestra en la Tabla X-

. Además, la mayoría de las áreas urbanas en muchos estados tienen concentraciones controladas de fluoruro en el agua (alrededor de 1.0 taza /. En general, el llamado `` efecto halo '' ocurre en aquellas áreas donde los alimentos y bebidas son procesados ​​y empaquetados para su distribución.

128 Elecciones saludables del fluoruro ingerido TABLA 8-1 Programa de suplementación dietética de fluoruro recomendado por la Asociación Dental Americana y la Academia Americana de Pediatría Grupo de edad, año Concentración de fluoruro en el agua potable, mg / L & lt0.3 0.3-0.7 o & gt0.7 Recomendado Cantidades desde el nacimiento hasta los 2 Cantidad recomendada de 2 a 3 Cantidad recomendada de 3 a 13 0,25 0,50 1,0 ooo a Los valores se dan en miligramos de flúor por día (2,2 mg de NaF y 1,0 mg de flúor). a otras comunidades, incluidas aquellas sin suministro de agua fluorada. A expensas del consumo de agua del grifo, el consumo de refrescos en los Estados Unidos y Canadá ha aumentado drásticamente en los últimos años tanto en áreas fluoradas como no fluoradas (Bears et al., 19XI Chao et al., 1984 Ismai! Et al., 1984 Clovis y Hargreaves, 19X8

. La ingesta de flúor de los refrescos y otras bebidas preparadas con agua fluorada asciende a 0,3-0,5 mg por cada 12 onzas, lo que hace que estos productos sean fuentes cuantitativamente importantes de flúor. Esas consideraciones y otras, como el uso de ciertos sistemas de purificación de agua en el hogar que podrían eliminar el flúor y el consumo de agua embotellada que podría tener concentraciones de flúor por encima o por debajo del rango óptimo, llevan a la conclusión de que las estimaciones razonablemente precisas de la ingesta diaria total de flúor son ya no son tan simples y directos como lo eran cuando la única fuente importante de fluoruro era el agua. Los investigadores que buscan examinar la posible relación entre la ingesta de flúor y los resultados de salud, como la caries dental, la fluorosis o la calidad de los huesos, deben ser conscientes de la compleja situación que existe en la actualidad. Ya no es posible estimar con una precisión razonable el nivel de exposición al fluoruro simplemente sobre la base de la concentración en el suministro de agua potable. ABSORCIÓN DE FLUORURO Aproximadamente el 75-90% del fluoruro ingerido cada día se absorbe en el tracto alimentario. El tiempo medio para la absorción es aproximadamente

Ingesta, metabolismo y eliminación de fluoruro 129 30 minutos, por lo que las concentraciones plasmáticas máximas generalmente ocurren dentro de los 30 minutos.

0 minutos. La absorción a través de la mucosa oral es limitada y probablemente representa menos del 1% de la ingesta diaria. La absorción en el estómago ocurre fácilmente y está inversamente relacionada con el pH del contenido gástrico (Whitford y Pashiey, 1984

. La mayor parte del fluoruro que ingresa al intestino se absorberá rápidamente. Generalmente se creía que el flúor excretado en las heces nunca se absorbía, aunque varios estudios con ratas (GM Whitford, Medical College of Georgia, Augusta, datos no publicados, 1992) indican que una dieta rica en calcio o la administración parenteral de flúor puede resultar en Tasas de excreción fecal de flúor que superan la ingesta de flúor. Las altas concentraciones de calcio en la dieta y otros cationes que forman complejos insolubles con el flúor pueden reducir la absorción de flúor en el tracto gastrointestinal. El mecanismo de absorción de fluoruro ha recibido una atención considerable en la investigación y ha llevado a la conclusión de que la difusión es el proceso subyacente. La absorción a través de las mucosas oral y gástrica depende en gran medida del pH. Ese hallazgo es consistente con la hipótesis de que el ácido fluorhídrico (pKa = 3.4) es el resto que lo permea. Los resultados de estudios con ratas indican que la absorción de flúor a través de la mucosa intestinal no depende del pH (Nopakun y Messer, 1989

. FLUORURO EN PLASMA Hay dos formas generales de fluoruro en el plasma humano. La forma iónica es la de interés en odontología, medicina y salud pública. El fluoruro tónico es detectable por el electrodo específico de iones. No se une a proteínas ni a otros componentes del plasma ni a tejidos blandos. La otra forma consiste en varios fluorocompuestos orgánicos solubles en grasa. Estos pueden ser contaminantes derivados del procesamiento y envasado de alimentos. El ácido perfluoro-octanoico (ácido octanoico totalmente sustituido con fluoruro) ha sido identificado como uno de los fluorocompuestos (Guy, 1979

. El destino biológico y la importancia de los fluorocompuestos orgánicos sigue siendo en gran parte desconocido. No se ha determinado hasta qué punto el flúor en estos compuestos se puede intercambiar con el grupo de fluoruro iónico. La concentración de fluoruro iónico en tejidos duros y blandos está directamente relacionada con la cantidad de fluoruro iónico ingerido, pero no con la de los fluorocompuestos. Ninguna forma está controlada homeostáticamente (Guy, 1979 Whitford y Williams, 1986

130 Efectos sobre la salud del flúor ingerido Siempre que el agua sea la principal fuente de ingesta de flúor, las concentraciones plasmáticas de flúor en ayunas de adultos jóvenes o de mediana edad sanos expresadas en micromoles por litro son aproximadamente iguales a las concentraciones de flúor en el agua potable expresadas en miligramos por litro. Sin embargo, las concentraciones de fluoruro en plasma tienden a aumentar lentamente a lo largo de los años hasta la sexta o séptima década de la vida, cuando, al igual que las concentraciones de fluoruro en los huesos, tienden a aumentar más rápidamente. La razón de ese cambio es incierta, pero podría deberse al deterioro de la función renal o al aumento de la reabsorción de cristales óseos con concentraciones bajas de fluoruro (dejando una densidad aumentada de cristales con concentraciones altas de fluoruro). Las concentraciones plasmáticas de sangre del cordón umbilical son 75-80% tan altas como las concentraciones plasmáticas maternales, lo que indica que el flúor atraviesa libremente la placenta (Shen y Taves, 1974

. El balance de flúor en el recién nacido puede ser positivo o negativo durante los primeros meses de vida, dependiendo de si la ingesta es suficiente para mantener la concentración plasmática que existía en el momento del nacimiento (Ekstranct et al., 1984

. DISTRIBUCIÓN DE LOS TEJIDOS Como lo indican los resultados de los estudios de isótopos OFF a corto plazo con ratas, existe una distribución de estado estable entre las concentraciones de fluoruro en el plasma o líquido extracelular y el líquido intracelular de la mayoría de los tejidos blandos (Whitford et al., 1979).

. Las concentraciones de fluoruro intracelular son más bajas, pero cambian proporcional y simultáneamente con las del plasma. Con la excepción del riñón, que concentra flúor dentro de los túbulos renales We, las proporciones de flúor de tejido a plasma (T / P) son inferiores a 1,0. En aquellos casos en los que la relación T / P exceda la unidad, como puede ocurrir en la aorta o la placenta cerca del término, se debe sospechar una calcificación ectópica. La mayoría de los datos publicados sobre concentraciones de tejidos blandos en humanos se obtuvieron con métodos analíticos que eran insensibles e inespecíficos o que tenían espacios en blanco excesivamente altos. Es necesario seguir trabajando utilizando técnicas analíticas modernas, como el electrodo específico de iones después del aislamiento de fluoruro con el método de difusión facilitado por hexametiladisiloxano de Taves (1968) y modificado por Whitford (19891. VenkateswarIu (1990) describió y comparó los méritos de una variedad de métodos analíticos para la determinación de fluoruro. Las concentraciones de fluoruro de varios de los fluidos corporales especializados, incluido el líquido crevicular gingival, la saliva ductal, la bilis y la orina, también son

Participación, metabolismo y disposición del fluoruro 131 relacionados con los del plasma en estado estacionario. Las concentraciones de flúor de la leche materna y el líquido cefalorraquídeo tienden a estar relacionadas con las del plasma, pero responden lentamente a los cambios en las concentraciones de flúor en plasma (Spak et al., 19X3

. El mecanismo subyacente a la migración transmembrana del fluoruro parece ser el equilibrio de difusión del fluoruro de hidrógeno (Whitford, 1989

. Por tanto, los factores que cambian la magnitud de los gradientes de pH transmembrana o transepitelial afectarán en consecuencia la distribución tisular del fluoruro. En general, ¡hormiga epitelial! Las membranas celulares de la mayoría de los tejidos parecen ser esencialmente impermeables al ion fluoruro, que es el cargador, y tienen un gran radio de hidratación. Aproximadamente el 99% de la carga corporal de fluoruro se asocia con calcif

ect tejidos. ¡Del absorbente de flúor! por el adulto joven o de mediana edad cada día, aproximadamente el 50% se asociará con calcificaciones! tejidos dentro de las 24 horas y el resto se excretará en la orina. Esta distribución 50:50 se desplaza fuertemente a favor de una mayor retención en los muy jóvenes. El aumento de la retención se debe a la gran superficie proporcionada por numerosos cristalitos óseos en desarrollo y débilmente organizados, que aumentan la tasa de eliminación del flúor del plasma por parte del esqueleto (Whitford, 1989).

. Por consiguiente, las concentraciones máximas de fluoruro en plasma y las áreas más bajas de las curvas de tiempo-concentración plasmática están directamente relacionadas con la edad durante el período de desarrollo esquelético. Debido a la disminución de la acreción y el aumento de la reabsorción de hueso, la distribución 50:50 probablemente se cambie a favor de una mayor excreción en los últimos años de vida, pero se sabe menos al respecto. El fluoruro se une fuerte pero no irreversiblemente a la apatita y otros compuestos de fosfato de calcio que pueden estar presentes en los tejidos calcificados. A corto plazo, el flúor podría movilizarse desde las capas de hidratación y las superficies de los cristalitos óseos (y presumiblemente los cristalitos del esmalte en desarrollo de hormona dentina) por intercambio isotónico o heteroiónico. A largo plazo, el ión es movilizado por el proceso normal de remodelación ósea. Waterhouse y col. (1980) informaron que las concentraciones de fluoruro en suero humano aumentaron después de la administración de Parathormone y disminuyeron con la administración de calcitonina. EXCRECIÓN DE FLUORURO La eliminación del flúor absorbido por el cuerpo ocurre casi ex

132 Efectos sobre la salud del fluoruro ingerido c

usivamente a través de los riñones. Como se señaló anteriormente, alrededor del 10-25% de la ingesta diaria de fluoruro no se absorbe y queda por excretar en las heces. Los datos de la década de 1940 indicaron que la cantidad de fluoruro excretado en el sudor podría casi igualar la excreción urinaria de fluoruro en condiciones de calor y humedad (McClure et al., 1945

. Sin embargo, datos más recientes obtenidos con técnicas analíticas modernas (GM Whitford, Medical College of Georgia, Augusta, datos no publicados, 1992) indican que las concentraciones de fluoruro en el sudor son muy bajas y similares a las del plasma (aproximadamente I-3 m / m. , el sudor es probablemente una ruta cuantitativamente menor para la excreción de fluoruro incluso en condiciones ambientales extremas. La tasa de eliminación de fluoruro del plasma es esencialmente igual a la suma de las eliminaciones de los tejidos calcificados y los riñones. Las eliminaciones renales de cloruro, yoduro y bromuro en adultos jóvenes o de mediana edad sanos son típicamente menos de 1.0 ml por minuto, pero el aclaramiento renal de fluoruro es de aproximadamente 35 ml por minuto (Waterhouse et al., 1980 Cowell y Taylor, 1981 SchiM y Binswanger, 19X2

. Se sabe poco sobre el manejo renal del flúor por parte de bebés, niños pequeños y ancianos. Sin embargo, un estudio longitudinal de 600 días sobre la farmacocinética del flúor que Mat comenzó con perros destetados indicó que el aclaramiento renal de flúor factorizado por el peso corporal (mililitros por minuto por kilogramo) era independiente de la edad (Whitford, 19891). función renal donde la tasa de filtración glomerular falla al 30% de lo normal de manera crónica, la excreción de flúor puede disminuir lo suficiente como para resultar en un aumento de las concentraciones de flúor en los tejidos duros y blandos (Schiffl y Binswanger, 19801. Manejo renal, concentración tisular) El fluoruro se filtra libremente a través de los capilares giomerulares y sufre reabsorción tubular en diversos grados. No hay evidencia de secreción tubular neta o de un transporte tubular máximo del ión. El aclaramiento renal de fluoruro está directamente relacionado con el pH urinario (VVhitford et al., 1976) y, en algunas condiciones, con la tasa de flujo urinario (Chen et al., 19561. Los datos recientes de estudios de interrupción del flujo con perros indican que la reabsorción de fluoruro es mayor en la nefrona distal, el sitio donde se acidifica el líquido tubular (Whitford y Pashiey, 19911. Como en los casos de absorción gástrica y la migración transmembrana, el mecanismo de reabsorción tubular de fluoruro parece ser la difusión de fluoruro de hidrógeno por He. Así, se han detectado factores que afectan el pH urinario como la dieta, los fármacos, los trastornos metabólicos o respiratorios y la altitud de residencia.

Participación, metabolismo, y disposición árida del fluoruro 133 se muestra o se puede esperar que afecte el grado en que el fluoruro absorbido se retiene en el cuerpo (Whitford, 1989

. RECOMENDACIONES Se necesita más investigación en las siguientes áreas: · Determinar y comparar la ingesta de fluoruro de todas las fuentes, incluidos los productos dentales que contienen fluoruro, en comunidades fluoradas y no fluoradas. Esa información mejoraría nuestra comprensión de las tendencias en caries dental, fluorosis dental y posiblemente otros trastornos o enfermedades. · Determinar los efectos de los factores que afectan el equilibrio ácido-base humano y el pH urinario sobre las características metabólicas, el equilibrio y las concentraciones tisulares de fluoruro. · Determinar las características metabólicas del flúor en bebés, niños pequeños y ancianos. · Determinar prospectivamente las características metabólicas del flúor en pacientes con enfermedad renal progresiva. · Con los métodos preparativos y analíticos actualmente disponibles, determine las concentraciones de fluoruro en tejidos blandos y su relación con las concentraciones plasmáticas de fluoruro. Considere la relación de las concentraciones tisulares con las variables de interés, incluida la exposición pasada al fluoruro y la edad. · Identificar los compuestos que componen la "reserva de fluoruro orgánico" en el plasma humano y determinar sus fuentes, características metabólicas, destino e importancia biológica.


INTRODUCCIÓN

El fluoruro es la forma iónica del flúor, el decimotercer elemento más abundante en la corteza terrestre. Se libera al medio ambiente de forma natural tanto en el agua como en el aire. Su concentración en agua es variable (1). El agua es la principal fuente dietética de fluoruro. La variabilidad en el contenido de agua explica gran parte de la variabilidad en la ingesta total de fluoruro. Otras fuentes importantes de flúor son el té, los mariscos que contienen huesos o conchas comestibles, los suplementos medicinales y las pastas dentales fluoradas (2). Los compuestos de fluoruro también se producen mediante algunos procesos industriales que utilizan el mineral apatito, una mezcla de compuestos de fosfato de calcio (2). El flúor dietético se absorbe rápidamente en el estómago y el intestino delgado. De un cuarto a un tercio del fluoruro absorbido se absorbe en los tejidos calcificados, mientras que el resto se pierde en la orina (3 & # x020136). En huesos y dientes, el fluoruro puede desplazar los iones hidroxilo de la hidroxiapatita para producir fluorapatita o fluorohidroxiapatita. Aproximadamente el 99% del fluoruro corporal total está contenido en huesos y dientes (3), y la cantidad aumenta constantemente durante la vida. La ingesta recomendada de flúor se expresa como una ingesta adecuada en lugar de la cantidad diaria recomendada, debido a los datos limitados disponibles para determinar las necesidades de la población. La ingesta adecuada de flúor es de 0,7 mg al día para los niños pequeños, aumentando a 3 mg al día para las mujeres adultas y 4 mg al día para los hombres adultos. No está claro si el flúor es realmente esencial, aunque el flúor puede tener algunos efectos beneficiosos (2). Una vez absorbido por el hueso, el flúor parece aumentar la actividad de los osteoblastos y la densidad ósea, especialmente en la columna lumbar (7). Se ha sugerido el fluoruro como terapia para la osteoporosis desde la década de 1960, pero a pesar de producir hueso más denso, el riesgo de fracturas no se reduce. De hecho, existe alguna evidencia de que las fracturas no vertebrales pueden aumentar (8). La única asociación conocida con una ingesta baja de flúor es el riesgo de caries dental, que actúa a través de mecanismos tanto preeruptivos como poseruptivos (5). La Asociación Dental Estadounidense apoya firmemente la fluoración de los suministros de agua potable de la comunidad (4), sin embargo, también se mantienen fuertes opiniones contradictorias (9).

La caries dental es una enfermedad infecciosa y multifactorial que afecta a la mayoría de las personas en los países industrializados y en desarrollo. El flúor reduce la incidencia de caries dental y ralentiza o revierte la progresión de las lesiones existentes (10). Aunque los selladores de fosas y fisuras, la higiene bucal meticulosa y las prácticas dietéticas adecuadas contribuyen a la prevención y el control de la caries, los enfoques más eficaces y ampliamente utilizados incluyen el uso de flúor (11).

La primera fluoración del agua & # x02018artificial & # x02019 para el control de la caries se introdujo en 1945 y 1946 en los Estados Unidos (EE. UU.) Y Canadá, respectivamente, y se esperaba que la prevalencia de caries se redujera hasta en un 50% (12). El éxito de la fluoración del agua en la prevención y el control de la caries dental condujo al desarrollo de varios productos que contienen flúor, que incluyen pasta de dientes, enjuagues bucales, suplementos dietéticos y gel, espuma o barniz aplicados o recetados por profesionales.

Gran parte de la investigación sobre la eficacia y efectividad de las modalidades individuales de fluoruro para prevenir y controlar la caries dental se realizó antes de 1980, cuando la caries dental era más común y más severa. Han evolucionado varios modos de uso de fluoruro, cada uno con su propia concentración recomendada, frecuencia de uso y programa de dosificación. Simultáneamente, la resistencia reciente ha ido creciendo en todo el mundo contra la fluoración, enfatizando el posible riesgo de toxicidad. Por lo tanto, los profesionales de la salud y el público necesitan orientación sobre el debate en torno a la fluoración. Esta revisión examina los diferentes aspectos de la fluoración, su efectividad en la prevención de la caries dental y sus riesgos.


Revise la etiqueta de su pasta de dientes para ver si el fluoruro es un ingrediente. También debe verificar el sello de aprobación de la ADA (Asociación Dental Americana) para asegurarse de que su pasta de dientes contenga la cantidad adecuada de flúor. Si no tiene fluoruro, considere cambiarlo.

La fluoración del agua es el ajuste de los niveles de fluoruro en el suministro de agua de la comunidad al nivel óptimo para proteger la salud bucal. Simplemente bebiendo agua del grifo en comunidades con un suministro de agua fluorada, las personas pueden beneficiarse de la protección contra la descomposición del fluoruro. Las investigaciones de los últimos 60 años han demostrado que la fluoración del agua comunitaria es segura y la medida de salud pública más eficaz para prevenir la caries dental en adultos y niños. La fluoración del agua está respaldada por casi todas las principales organizaciones de salud nacionales e internacionales, incluidas la Asociación Dental Estadounidense, la Asociación Médica Estadounidense, la Organización Mundial de la Salud y los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) de EE. UU.


Contenido

Desde mediados del siglo XX, se ha discernido a partir de estudios de población (aunque no se comprende del todo) que el flúor reduce la caries dental. Inicialmente, los investigadores plantearon la hipótesis de que el fluoruro ayudaba a convertir el esmalte dental del mineral hidroxiapatita más soluble en ácido al mineral fluorapatito menos soluble en ácido. Sin embargo, estudios más recientes no mostraron diferencias en la frecuencia de caries (caries) entre dientes que fueron prefluorados en diferentes grados. El pensamiento actual es que el flúor previene las caries principalmente al ayudar a los dientes que se encuentran en las primeras etapas de la caries. [3]

Cuando los dientes comienzan a deteriorarse por el ácido producido por las bacterias que consumen azúcar, el calcio se pierde (desmineralización). Sin embargo, los dientes tienen una capacidad limitada para recuperar calcio si la caries no está demasiado avanzada (remineralización). El fluoruro parece reducir la desmineralización y aumentar la remineralización. Además, existe alguna evidencia de que el fluoruro interfiere con las bacterias que consumen azúcares en la boca y producen ácidos que destruyen los dientes. [3] En cualquier caso, es sólo el flúor que está directamente presente en la boca (tratamiento tópico) el que previene las caries. Los iones de flúor que se ingieren no benefician a los dientes. [3]

La fluoración del agua es la adición controlada de fluoruro a un suministro público de agua en un esfuerzo por reducir la caries dental en las personas que beben el agua. [4] Its use began in the 1940s, following studies of children in a region where water is naturally fluoridated. It is now used widely in public water systems in the United States and some other parts of the world, such that about two-thirds of the U.S. population is exposed to fluoridated water supplies [5] and about 5.7% of people worldwide. [6] Although the best available evidence shows no association with adverse effects other than fluorosis (dental and, in worse cases, skeletal), most of which is mild, [7] water fluoridation has been contentious for ethical, safety, and efficacy reasons, [6] and opposition to water fluoridation exists despite its widespread support by public health organizations. [8] The benefits of water fluoridation have lessened recently, presumably because of the availability of fluoride in other forms, but are still measurable, particularly for low-income groups. [9] Systematic reviews in 2000 and 2007 showed significant reduction of cavities in children exposed to water fluoridation. [10]

Sodium fluoride, tin difluoride, and, most commonly, sodium monofluorophosphate, are used in toothpaste. In 1955, the first fluoride toothpaste was introduced in the United States. Now, almost all toothpaste in developed countries is fluoridated. For example, 95% of European toothpaste contains fluoride. [9] Gels and foams are often advised for special patient groups, particularly those undergoing radiation therapy to the head (cancer patients). The patient receives a four-minute application of a high amount of fluoride. Varnishes, which can be more quickly applied, exist and perform a similar function. Fluoride is also often present in prescription and non-prescription mouthwashes and is a trace component of foods manufactured using fluoridated water supplies. [11]

Pharmaceuticals Edit

Of all commercialized pharmaceutical drugs, twenty percent contain fluorine, including important drugs in many different pharmaceutical classes. [12] Fluorine is often added to drug molecules during drug design, as even a single atom can greatly change the chemical properties of the molecule in desirable ways.

Because of the considerable stability of the carbon–fluorine bond, many drugs are fluorinated to delay their metabolism, which is the chemical process in which the drugs are turned into compounds that allows them to be eliminated. This prolongs their half-lives and allows for longer times between dosing and activation. For example, an aromatic ring may prevent the metabolism of a drug, but this presents a safety problem, because some aromatic compounds are metabolized in the body into poisonous epoxides by the organism's native enzymes. Substituting a fluorine into a paraca position, however, protects the aromatic ring and prevents the epoxide from being produced. [ cita necesaria ]

Adding fluorine to biologically active organic compounds increases their lipophilicity (ability to dissolve in fats), because the carbon–fluorine bond is even more hydrophobic than the carbon–hydrogen bond. This effect often increases a drug's bioavailability because of increased cell membrane penetration. [13] Although the potential of fluorine being released in a fluoride leaving group depends on its position in the molecule, [14] organofluorides are generally very stable, since the carbon–fluorine bond is strong.

Fluorines also find their uses in common mineralocorticoids, a class of drugs that increase the blood pressure. Adding a fluorine increases both its medical power and anti-inflammatory effects. [15] Fluorine-containing fludrocortisone is one of the most common of these drugs. [16] Dexamethasone and triamcinolone, which are among the most potent of the related synthetic corticosteroid class of drugs, contain fluorine as well. [dieciséis]

Several inhaled general anesthetic agents, including the most commonly used inhaled agents, also contain fluorine. The first fluorinated anesthetic agent, halothane, proved to be much safer (neither explosive nor flammable) and longer-lasting than those previously used. Modern fluorinated anesthetics are longer-lasting still and almost insoluble in blood, which accelerates the awakening. [17] Examples include sevoflurane, desflurane, enflurane, and isoflurane, all hydrofluorocarbon derivatives. [18]

Prior to the 1980s, antidepressants altered not only serotonin uptake but also the uptake of altered norepinephrine the latter caused most of the side effects of antidepressants. The first drug to alter only the serotonin uptake was Prozac it gave birth to the extensive selective serotonin reuptake inhibitor (SSRI) antidepressant class and is the best-selling antidepressant. Many other SSRI antidepressants are fluorinated organics, including Celexa, Luvox, and Lexapro. [19] Fluoroquinolones are a commonly used family of broad-spectrum antibiotics. [20]

Molecular structures of several fluorine-containing pharmaceuticals
Lipitor (atorvastatin) 5-FU (fluorouracil) Florinef (fludrocortisone) Isoflurane

Scanning Edit

Compounds containing fluorine-18, a radioactive isotope that emits positrons, are often used in positron emission tomography (PET) scanning, because the isotope's half-life of about 110 minutes is usefully long by positron-emitter standards. One such radiopharmaceutical is 2-deoxy-2-( 18 F)fluoro-D-glucose (generically referred to as fludeoxyglucose), commonly abbreviated as 18 F-FDG, or simply FDG. [21] In PET imaging, FDG can be used for assessing glucose metabolism in the brain and for imaging cancer tumors. After injection into the blood, FDG is taken up by "FDG-avid" tissues with a high need for glucose, such as the brain and most types of malignant tumors. [22] Tomography, often assisted by a computer to form a PET/CT (CT stands for "computer tomography") machine, can then be used to diagnose or monitor treatment of cancers, especially Hodgkin's lymphoma, lung cancer, and breast cancer. [23]

Natural fluorine is monoisotopic, consisting solely of fluorine-19. Fluorine compounds are highly amenable to nuclear magnetic resonance (NMR), because fluorine-19 has a nuclear spin of 1 ⁄ 2 , a high nuclear magnetic moment, and a high magnetogyric ratio. Fluorine compounds typically have a fast NMR relaxation, which enables the use of fast averaging to obtain a signal-to-noise ratio similar to hydrogen-1 NMR spectra. [24] Fluorine-19 is commonly used in NMR study of metabolism, protein structures and conformational changes. [25] In addition, inert fluorinated gases have the potential to be a cheap and efficient tool for imaging lung ventilation. [26]

Oxygen transport research Edit

Liquid fluorocarbons have a very high capacity for holding gas in solution. They can hold more oxygen or carbon dioxide than blood does. For that reason, they have attracted ongoing interest related to the possibility of artificial blood or of liquid breathing. [27]

Blood substitutes are the subject of research because the demand for blood transfusions grows faster than donations. In some scenarios, artificial blood may be more convenient or safe. Because fluorocarbons do not normally mix with water, they must be mixed into emulsions (small droplets of perfluorocarbon suspended in water) in order to be used as blood. [28] [29] One such product, Oxycyte, has been through initial clinical trials. [30] [31]

Possible medical uses of liquid breathing (which uses pure perfluorocarbon liquid, not a water emulsion) involve assistance for premature babies or for burn victims (if normal lung function is compromised). Both partial and complete filling of the lungs have been considered, although only the former has undergone any significant tests in humans. Several animal tests have been performed and there have been some human partial liquid ventilation trials. [32] One effort, by Alliance Pharmaceuticals, reached clinical trials but was abandoned because of insufficient advantage compared to other therapies. [33]

Nanocrystals represent a possible method of delivering water- or fat-soluble drugs within a perfluorochemical fluid. The use of these particles is being developed to help treat babies with damaged lungs. [34]

Perfluorocarbons are banned from sports, where they may be used to increase oxygen use for endurance athletes. One cyclist, Mauro Gianetti, was investigated after a near-fatality where PFC use was suspected. [35] [36] Other posited applications include deep-sea diving and space travel, applications that both require total, not partial, liquid ventilation. [37] [38] The 1989 film The Abyss depicted a fictional use of perfluorocarbon for human diving but also filmed a real rat surviving while cooled and immersed in perfluorocarbon. [39] (See also list of fictional treatments of perfluorocarbon breathing.)

An estimated 30% of agrichemical compounds contain fluorine. [40] Most of them are used as poisons, but a few stimulate growth instead.

Sodium fluoroacetate has been used as an insecticide, but it is especially effective against mammalian pests. [41] The name "1080" refers to the catalogue number of the poison, which became its brand name. [42] Fluoroacetate is similar to acetate, which has a pivotal role in the Krebs cycle (a key part of cell metabolism). Fluoroacetate halts the cycle and causes cells to be deprived of energy. [42] Several other insecticides contain sodium fluoride, which is much less toxic than fluoroacetate. [43] Insects fed 29-fluorostigmasterol use it to produce fluoroacetates. If a fluorine is transferred to a body cell, it blocks metabolism at the position occupied. [44]

Trifluralin was widely used in the 20th century, for example, in over half of U.S. cotton field acreage in 1998. [45] ) Because of its suspected carcinogenic properties some Northern European countries banned it in 1993. [46] As of 2015, the European Union has banned it, although Dow made a case to cancel the decision in 2011. [47]

Biologically synthesized organofluorines are few in number, although some are widely produced. [48] [49] The most common example is fluoroacetate, with an active poison molecule identical to commercial "1080". It is used as a defense against herbivores by at least 40 green plants in Australia, Brazil, and Africa [42] other biologically synthesized organofluorines include ω-fluoro fatty acids, fluoroacetone, and 2-fluorocitrate. [49] In bacteria, the enzyme adenosyl-fluoride synthase, which makes the carbon–fluorine bond, has been isolated. The discovery was touted as possibly leading to biological routes for organofluorine synthesis. [50]

Fluoride is considered a semi-essential element for humans: not necessary to sustain life, but contributing (within narrow limits of daily intake) to dental health and bone strength. Daily requirements for fluorine in humans vary with age and sex, ranging from 0.01 mg in infants below 6 months to 4 mg in adult males, with an upper tolerable limit of 0.7 mg in infants to 10 mg in adult males and females. [51] [52] Small amounts of fluoride may be beneficial for bone strength, but this is an issue only in the formulation of artificial diets. [53] (See also fluoride deficiency.)


Maintain a Healthy Mouth

My dental hygienist Hindy – whom I’ve been going to for 15 years – is amazed at the condition of my gums and teeth. You see, while I was never prone to cavities, before I started on the Osteoporosis Reversal Program my gums were red, swollen, and bleeding easily. I had to get professional cleanings every three months to prevent periodontal problems.

Soon after following the program, my gums did a 180 degree turnaround. So much so that Hindy was stunned. She asked me what had changed, and I told her about the Osteoporosis Reversal Program and how it balances the body and the pH. As it happens, she had also been diagnosed with osteoporosis, so she got on the program right away.

Besides switching to natural and fluoride-free toothpaste, I have recently started using a sonic toothbrush. It not only keeps my teeth clean and bright white, it also massages the gums and gently removes plaque. I’ve had an electric toothbrush for several years, and it is certainly better than a manual toothbrush. But here’s the big difference: sonic toothbrushes generate between 30,000 and 40,000 brush strokes per minute while electric toothbrushes generate between 3,000 and 7,500 per minute. Compare to this manual toothbrushing at about 300 per minute.

Researchers have shown that a clean mouth, free of inflammation and irritants, may prevent health problems. And if you’ve taken osteoporosis drugs in the past, it’s especially smart to avoid dental problems and gum issues. So stay away from fluoride, brush and floss often, and keep smiling, because you’re on the right track!

Referencias:

1 Pendrys DG, Katz RV., “Risk of enamel fluorosis associated with fluoride supplementation, infant formula and fluoride dentifrice use”, American Journal of Epidemiology, 1989 130:1199-1208.
2 Sowers M, et al. (1991). A prospective study of bone mineral content and fracture in communities with differential fluoride exposure. Revista Estadounidense de Epidemiología. 133: 649-660.
3 Cooper C, et al. (1990). Water fluoride concentration and fracture of the proximal femur. J Epidemiol Community Health 44: 17-19.
4 Susheela AK, Sharma YD, “Fluoride poisoning and the effects of collagen biosynthesis of osseous and non-osseous tissue”, Toxicological European Research, 1981 3 (2): 99-104.


7. It Could Be Poisonous

There is a reason the FDA requires toothpastes to carry poison warning labels. If you swallow too much toothpaste or fluoride, you could suffer from acute poisoning and even death. You may think that this would require a lot of fluoride, but one tube of toothpaste contains enough fluoride to kill a small child. Though this severe type of poisoning is rare, lower doses can also cause symptoms of poisoning like nausea, vomiting, headaches, and gastric pain.


Who is Likely to Have an Adverse Reaction to Fluoride, and What are the Symptoms?

Fluoride toxicity has been widely studied because it has the potential to affect anyone, not just those of us who are already diagnosed with an autoimmune disease such as Hashimoto’s. Ingesting too much fluoride can cause damage to the thyroid gland and hypothyroid symptoms in an individual who was previously healthy. This includes children, men and women.

However, as I mentioned, there is research to support that fluoride toxicity increases with each generation – so if your mother had fluoride toxicity, it is likely you will be more susceptible, and your children even more so, and so on.

Acute oral exposure to high levels of fluoride may cause nausea, vomiting, abdominal pain, diarrhea, drowsiness, headaches, polyuria (excessive urination) and polydipsia (excessive thirst), coma, convulsions, cardiac arrest, and even death.

Chronic excessive intake of fluoride can lead to many diseases such as osteoporosis, arthritis, cancer, infertility, brain damage, Alzheimer’s, autoimmune thyroid disease, DNA damage, gastrointestinal irritation, kidney dysfunction, calcification of teeth (known as dental fluorosis), and much more.


9) Minimize Consumption of Mechanically-Deboned Chicken:

Most meats that are pulverized into a pulp form (e.g., chicken fingers, chicken nuggets) are made using a mechanical deboning processes. This mechanical deboning process increases the quantity of bone particles in the meat. Since bone is the main site of fluoride accumulation in the body, the higher levels of bone particle in mechanically deboned meat results in significantly elevated fluoride levels. Of all the meats that are mechanically deboned, chicken meat has consistently been found to have the highest levels. Thus, minimize consumption of mechanically-deboned chicken.


Why do we have fluoride in our water?

Fluoride is found naturally in soil, water, and foods. It is also produced synthetically for use in drinking water, toothpaste, mouthwashes and various chemical products.

Water authorities add fluoride to the municipal water supply, because studies have shown that adding it in areas where fluoride levels in the water are low can reduce the prevalence of tooth decay in the local population.

Tooth decay is one of the most common health problems affecting children. Many people worldwide cannot afford the cost of regular dental checks, so adding fluoride can offer savings and benefits to those who need them.

However, concerns have arisen regarding fluoride’s effect on health, including problems with bones, teeth, and neurological development.

Excessive exposure to fluoride has been linked to a number of health issues.

Dental fluorosis


A fluoride content of 0.7 ppm is now considered best for dental health. A concentration that is above 4.0 ppm could be hazardous.

Exposure to high concentrations of fluoride during childhood, when teeth are developing, can result in mild dental fluorosis. There will be tiny white streaks or specks in the enamel of the tooth.

This does not affect the health of the teeth, but the discoloration may be noticeable.

Breastfeeding infants or making up formula milk with fluoride-free water can help protect small children from fluorosis.

Children below the age of 6 years should not use a mouthwash that contains fluoride. Children should be supervised when brushing their teeth to ensure they do not swallow toothpaste.

Skeletal fluorosis

Excess exposure to fluoride can lead to a bone disease known as skeletal fluorosis. Over many years, this can result in pain and damage to bones and joints.

The bones may become hardened and less elastic, increasing the risk of fractures. If the bones thicken and bone tissue accumulates, this can contribute to impaired joint mobility.

Problemas tiroideos

In some cases, excess fluoride can damage the parathyroid gland. This can result in hyperparathyroidism, which involves uncontrolled secretion of parathyroid hormones.

This can result in a depletion of calcium in bone structures and higher-than-normal concentrations of calcium in the blood.

Lower calcium concentrations in bones make them more susceptible to fractures.

Neurological problems

In 2017, a report was published suggesting that exposure to fluoride before birth could lead to poorer cognitive outcomes in the future.

The researchers measured fluoride levels in 299 women during pregnancy and in their children between the ages of 6 and 12 years. They tested cognitive ability at the ages of 4 years and between 6 and 12 years. Higher levels of fluoride were associated with lower scores on IQ tests.

In 2014, fluoride was documented as a neurotoxin that could be hazardous to child development, along with 10 other industrial chemicals, including lead, arsenic, toluene, and methylmercury.

Other health problems

According to the International Association of Oral Medicine and Toxicology (IAOMT), an organization that campaigns against the use of added fluoride, it may also contribute to the following health problems:

    and other skin problems
  • cardiovascular problems, including arteriosclerosis and arterial calcification, high blood pressure, myocardial damage, cardiac insufficiency, and heart failure
  • reproductive issues, such as lower fertility and early puberty in girls
  • thyroid dysfunction
  • conditions affecting the joints and bones, such as osteoarthritis, bone cancer, and temporomandibular joint disorder (TMJ)
  • neurological problems, possibly leading to ADHD

One review describes fluoride as an “extreme electron scavenger” with an “insatiable appetite for calcium.” The researchers call for the balance of risks and benefits to be reconsidered.

Fluoride poisoning

Acute, high-level exposure to fluoride can lead to:

  • abdominal pain
  • excessive saliva
  • nausea and vomiting
  • seizures and muscle spasms

This will not result from drinking tap water. It is only likely to happen in cases of accidental contamination of drinking water, due, for example to an industrial fire or explosion.

It is worth remembering that many substances are harmful in large quantities but helpful in small amounts.


Fluoride is added to many dental products.

Flouride exists in many water supplies, and it is added to drinking water in many countries.

It is also used in the following dental products:

  • pasta dental
  • cements and fillings
  • gels and mouthwashes
  • varnishes
  • some brands of floss
  • fluoride supplements, recommended in areas where water is not fluoridated

Non-dental sources of flouride include:

  • drugs containing perfluorinated compounds
  • food and beverages made with water that contains fluoride
  • pesticidas
  • waterproof and stain-resistant items with PFCs

Excess fluoride exposure may come from:

  • public water fluoridation
  • high concentrations of fluoride in natural fresh water
  • fluoridated mouthrinse or toothpaste
  • untested bottled water
  • inappropriate use of fluoride supplements
  • some foods

Not all fluoride exposure is due to adding the chemical to water and dental products.

Some geographical areas have drinking water that is naturally high in fluoride , for example, southern Asia, the eastern Mediterranean, and Africa.


Ver el vídeo: Fluoruros y pastas dentales (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Herald

    Bueno, gente, ¡estás mojado!

  2. Kigarr

    En ello algo está y es excelente idea. Está listo para apoyarlo.

  3. Volker

    GRAN ADORACION A LOS CREADORES

  4. Simen

    Pasa todos los límites.

  5. Siddael

    Bueno, quién sabe ...

  6. Tyronne

    Creo que llegarás a la decisión correcta. No se desesperen.



Escribe un mensaje