Información

16.5: Tabaquismo y salud - Biología

16.5: Tabaquismo y salud - Biología


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Muerte segura

La caricatura contra el tabaquismo de la Figura ( PageIndex {1} ) indica claramente que fumar causa la muerte. La caricatura no usa una hipérbole, porque fumar en realidad es mortal. Causa alrededor de seis millones de muertes cada año y es la mayor causa de muerte evitable en todo el mundo. Hasta la mitad de las personas que fuman tabaco mueren a causa de este. Como resultado de los efectos mortales del tabaquismo, la esperanza de vida de los fumadores a largo plazo es significativamente menor que la de los no fumadores. De hecho, los fumadores a largo plazo pueden esperar que su esperanza de vida se reduzca hasta en 18 años, y tienen tres veces más probabilidades de morir antes de los 70 años que los no fumadores.

¿Por qué fumar es mortal?

Como se muestra en la Figura ( PageIndex {2} ), fumar tabaco tiene efectos adversos en casi todos los órganos y sistemas corporales. Los efectos perjudiciales para la salud del tabaquismo dependen del número de años que una persona fuma y de cuánto fuma. Contrariamente a la creencia popular, todas las formas de humo de tabaco, incluido el humo de los puros y las pipas de tabaco, tienen riesgos para la salud similares a los del humo del cigarrillo. El tabaco sin humo puede ser menos peligroso para los pulmones y el corazón, pero también tiene efectos graves para la salud. Aumenta significativamente el riesgo de cánceres de boca y garganta, entre otros problemas de salud.

Incluso los no fumadores no pueden librarse de los riesgos mortales del humo del tabaco. Si pasa tiempo con fumadores, ya sea en casa o en el trabajo, corre el riesgo de sufrir los peligros del humo de segunda mano. Humo de segunda mano entra al aire directamente de la quema de cigarrillos (y puros y pipas) e indirectamente de los pulmones de los fumadores. Este humo puede permanecer en el aire interior durante horas y aumentar el riesgo de una amplia gama de efectos adversos para la salud. Por ejemplo, los no fumadores que están expuestos al humo de segunda mano pueden tener un aumento de hasta un 30 por ciento en su riesgo de cáncer de pulmón y enfermedades cardíacas. El Informe del Cirujano General de EE. UU. De 2014 concluyó que no existe un nivel establecido sin riesgo de exposición al humo de segunda mano.

El tabaco contiene nicotina, que es una droga psicoactiva. Aunque la nicotina en el humo del tabaco no causa directamente cáncer ni la mayoría de los demás riesgos para la salud del tabaquismo, es una droga altamente adictiva. De hecho, la nicotina es aún más adictiva que la cocaína o la heroína. La naturaleza adictiva de la nicotina explica por qué es tan difícil para los fumadores dejar el hábito incluso cuando conocen los riesgos para la salud y realmente quieren dejar de fumar. La buena noticia es que si alguien deja de fumar, sus riesgos de enfermedades relacionadas con el tabaquismo y de muerte pronto comienzan a disminuir. Por ejemplo, un año después de dejar de fumar, el riesgo de enfermedad cardíaca se reduce a solo la mitad del de un fumador continuo.

Tabaquismo y cáncer

Uno de los principales riesgos para la salud del tabaquismo es el cáncer, en particular el cáncer de pulmón. Debido al mayor riesgo de cáncer de pulmón con el tabaquismo, el riesgo de morir de cáncer de pulmón antes de los 85 años es más de 20 veces mayor para un fumador masculino que para un no fumador masculino. A medida que aumenta la tasa de tabaquismo, también lo hace la tasa de muertes por cáncer de pulmón, aunque los efectos del tabaquismo sobre las muertes por cáncer de pulmón pueden tardar hasta 20 años en manifestarse, como se muestra en la Figura ( PageIndex {3} ).

Además del cáncer de pulmón, otras formas de cáncer también son significativamente más probables en los fumadores que en los no fumadores, incluidos los cánceres de riñón, laringe, boca, labios, lengua, garganta, vejiga, esófago, páncreas y estómago. Desafortunadamente, muchos de estos cánceres tienen tasas de curación extremadamente bajas.

Cuando se considera la composición del humo del tabaco, no es sorprendente que aumente el riesgo de cáncer. El humo del tabaco contiene docenas de sustancias químicas que han demostrado ser cancerígenas o causantes de cáncer. Muchos de estos químicos se unen al ADN en las células de un fumador y pueden matar las células o causar mutaciones. Si las mutaciones inhiben la muerte celular programada, las células pueden sobrevivir para convertirse en células cancerosas. Algunos de los carcinógenos más potentes del humo del tabaco son el benzopireno, la acroleína y las nitrosaminas. Otros carcinógenos en el humo del tabaco son los isótopos radiactivos, incluidos el plomo 210 y el polonio 210.

Efectos respiratorios del tabaquismo

Se cree que la exposición prolongada a los compuestos que se encuentran en el humo del cigarrillo, como el monóxido de carbono y el cianuro, es responsable de gran parte del daño pulmonar causado por fumar. Estos productos químicos reducen la elasticidad de los alvéolos, lo que conduce a la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). La EPOC es una reducción permanente, incurable y, a menudo, fatal de la capacidad de los pulmones, lo que reduce la capacidad de los pulmones para exhalar aire por completo. La inflamación crónica que también está presente en la EPOC se ve agravada por la acroleína, carcinógena del humo del tabaco, y sus derivados. La EPOC se puede prevenir casi por completo simplemente no fumando y evitando también el humo de segunda mano.

Efectos cardiovasculares del tabaquismo

La inhalación de humo de tabaco provoca varias respuestas inmediatas en el corazón y los vasos sanguíneos. Dentro de un minuto después de la inhalación de humo, la frecuencia cardíaca comienza a aumentar, aumentando hasta en un 30 por ciento durante los primeros 10 minutos de fumar. El monóxido de carbono del humo del tabaco se une a la hemoglobina de los glóbulos rojos, lo que reduce la capacidad de la sangre para transportar oxígeno. La hemoglobina unida al monóxido de carbono forma un complejo tan estable que puede resultar en una pérdida permanente de la función de los glóbulos rojos. Varias otras sustancias químicas presentes en el humo del tabaco provocan el estrechamiento y debilitamiento de los vasos sanguíneos y un aumento de las sustancias que contribuyen a la coagulación de la sangre. Estos cambios aumentan la presión arterial y las posibilidades de que se forme un coágulo de sangre y bloquee un vaso, lo que aumenta el riesgo de ataque cardíaco y accidente cerebrovascular. Un estudio reciente encontró que los fumadores tienen cinco veces más probabilidades que los no fumadores de sufrir un ataque cardíaco antes de los 40 años.

También se ha demostrado que fumar tiene un impacto negativo en los niveles de lípidos en sangre. Los niveles de colesterol total tienden a ser más altos en los fumadores que en los no fumadores. Las proporciones de colesterol "bueno" y colesterol "malo" tienden a ser más bajas en los fumadores que en los no fumadores.

Efectos adversos adicionales para la salud del tabaquismo

Una amplia diversidad de efectos adversos adicionales para la salud son atribuibles al tabaquismo. Éstos son solo algunos de ellos:

  • Los fumadores tienen un riesgo significativamente mayor de desarrollar enfermedad renal crónica (además de cáncer de riñón). Por ejemplo, fumar acelera la progresión del daño renal en personas con diabetes.
  • Las personas que fuman, especialmente los ancianos, tienen un mayor riesgo de contraer influenza y otras enfermedades infecciosas que los no fumadores. Se ha descubierto que fumar más de 20 cigarrillos al día aumenta el riesgo de enfermedades infecciosas hasta cuatro veces más que en los no fumadores. Estos efectos ocurren debido a daños tanto en el sistema respiratorio como en el sistema inmunológico.
  • Además del cáncer bucal, fumar causa otros problemas bucales, incluida la periodontitis (enfermedad de las encías). Aproximadamente la mitad de los casos de inflamación de las encías son atribuibles al tabaquismo actual o anterior. Esta inflamación aumenta el riesgo de pérdida de dientes, que también es mayor en los fumadores que en los no fumadores. Además, fumar mancha los dientes y provoca halitosis (mal aliento).
  • Fumar es una causa clave de disfunción eréctil (DE), probablemente porque conduce al estrechamiento de las arterias en el pene como ocurre en otras partes del cuerpo. La incidencia de disfunción eréctil es aproximadamente un 85 por ciento más alta en los hombres que fuman que en los no fumadores.
  • Fumar también tiene efectos adversos en el sistema reproductivo femenino, lo que puede causar infertilidad, en parte porque interfiere con la capacidad del cuerpo para producir estrógeno. Las mujeres fumadoras tienen un 60 por ciento más de probabilidades de ser infértiles que las no fumadoras. Las mujeres embarazadas que fuman o están expuestas al humo de segunda mano tienen un mayor riesgo de abortos espontáneos y bebés con bajo peso al nacer.
  • Ciertos fármacos terapéuticos, incluidos algunos antidepresivos y anticonvulsivos, son menos eficaces en los fumadores que en los no fumadores. Esto ocurre porque fumar aumenta los niveles de enzimas hepáticas que descomponen los medicamentos.
  • El tabaquismo causa aproximadamente el 10 por ciento de todas las muertes debido a incendios en todo el mundo. Los fumadores también corren un mayor riesgo de morir en accidentes automovilísticos y otros accidentes.
  • Fumar conduce a un mayor riesgo de fracturas óseas, especialmente de la cadera. También conduce a una cicatrización más lenta de las heridas después de la cirugía y a una mayor tasa de complicaciones posoperatorias.

Artículo: Biología humana en las noticias

El elemento de la Figura ( PageIndex {4} ) parece un cigarrillo normal, pero en realidad es un cigarrillo electrónico o un cigarrillo electrónico. Los cigarrillos electrónicos son dispositivos que funcionan con baterías que transforman los líquidos aromatizados y la nicotina en un vapor que el usuario inhala. Los cigarrillos electrónicos a menudo se promocionan como más seguros que los productos de tabaco tradicionales y su uso se promociona como una buena forma de dejar de fumar. A menudo, no están prohibidos en áreas libres de humo donde es ilegal fumar cigarrillos de tabaco.

Un estudio realizado en 2015 por investigadores de la Escuela de Salud Pública de Harvard y ampliamente divulgado en los medios de comunicación encontró que los cigarrillos electrónicos pueden ser muy dañinos para la salud del usuario. Los cigarrillos electrónicos contienen nicotina y sustancias químicas cancerígenas como el formaldehído. Según el estudio, alrededor de las tres cuartas partes de los cigarrillos electrónicos aromatizados también contienen un químico llamado diacetilo que causa un trastorno incurable y potencialmente fatal de los pulmones, comúnmente llamado "pulmón de palomitas de maíz" (bronquiolitis obliterante). En este trastorno, los bronquiolos se comprimen y estrechan debido a la formación de tejido cicatricial. Esto disminuye en gran medida la capacidad respiratoria de las personas con el trastorno. El pulmón de palomitas de maíz ganó su nombre común en 2004 cuando se diagnosticó en trabajadores de fábricas de palomitas de maíz. El saborizante mantecoso utilizado en las fábricas contenía diacetilo.

Algunos fabricantes de cigarrillos electrónicos y aromatizantes anuncian que sus productos ahora no contienen diacetilo. Sin embargo, debido a que los cigarrillos electrónicos no están regulados actualmente por la FDA, no hay forma de saber con certeza si los productos son realmente seguros. Igualmente inquietante es el atractivo de los cigarrillos electrónicos con sabor para los adolescentes y los intentos de los productores de comercializar específicamente sus productos para este grupo de edad. Sabores como "algodón de azúcar", "cereza de Katy Perry" y "sangre alienígena", obviamente, se comercializan entre los jóvenes. No es sorprendente que el uso de cigarrillos electrónicos esté aumentando entre los estudiantes de secundaria y preparatoria, quienes tienen más probabilidades de usarlos que los cigarrillos normales. Los funcionarios de salud pública temen que los cigarrillos electrónicos sean una puerta de entrada para que los adolescentes pasen a fumar cigarrillos de tabaco. Algunos estados han aprobado recientemente leyes que prohíben a los menores comprar cigarrillos electrónicos. A medida que surgen más preguntas sobre sus posibles efectos negativos para la salud, es probable que se aprueben más leyes para regularlos. Mire las noticias para obtener actualizaciones sobre este tema.

Revisar

  1. ¿Qué porcentaje de personas que fuman es probable que mueran a causa de él?
  2. Compare la esperanza de vida de los fumadores a largo plazo y los no fumadores.
  3. ¿Qué factores relacionados con el tabaquismo determinan cómo el tabaquismo afecta la salud de un fumador?
  4. ¿Cuáles son las dos fuentes del humo de cigarrillo de segunda mano? ¿Cómo afecta la exposición al humo de segunda mano a los no fumadores?
  5. ¿Por qué es tan difícil para los fumadores dejar el hábito? ¿Cómo es probable que su salud se vea afectada por dejar de fumar?
  6. Enumere cinco tipos de cáncer que son significativamente más probables en los fumadores que en los no fumadores.
  7. ¿Por qué fumar causa cáncer?
  8. Explique cómo fumar causa EPOC.
  9. Identificar algunos de los efectos adversos del tabaquismo sobre el sistema cardiovascular.
  10. Dé tres ejemplos de efectos adversos para la salud adicionales que son más probables con el tabaquismo.
  11. ¿Crees que los cigarrillos electrónicos pueden ser adictivos? Explica tu razonamiento.
  12. Las personas que fuman tienen más probabilidades de tener ___________ que las personas que no fuman.

    A. cáncer de pulmón

    B. influenza

    C. enfermedad renal

    Todo lo anterior

  13. Nombre tres sustancias químicas tóxicas presentes en el humo del tabaco.

  14. Verdadero o falso. La nicotina es más adictiva que la heroína.

  15. Verdadero o falso. Fumar tiene muchos efectos negativos en los sistemas respiratorio y cardiovascular, pero no en otros sistemas del cuerpo.


Cómo el tabaquismo afecta la salud del corazón

El tabaquismo es la principal causa de enfermedades prevenibles y muerte en los Estados Unidos y puede dañar casi cualquier parte del cuerpo. El humo del cigarrillo es una mezcla tóxica de más de 7,000 sustancias químicas 1 y, cuando se inhala, puede interferir con procesos importantes en el cuerpo que lo mantienen funcionando normalmente. Uno de estos procesos es el suministro de sangre rica en oxígeno a su corazón y al resto de su cuerpo.


Daños del tabaquismo y beneficios para la salud de dejar de fumar

El humo del tabaco contiene muchas sustancias químicas que son dañinas tanto para los fumadores como para los no fumadores. Respirar incluso un poco de humo de tabaco puede ser perjudicial (1-4).

De las más de 7,000 sustancias químicas en el humo del tabaco, se sabe que al menos 250 son dañinas, incluido el cianuro de hidrógeno, el monóxido de carbono y el amoníaco (1, 2, 5).

Entre las 250 sustancias químicas dañinas que se conocen en el humo del tabaco, al menos 69 pueden causar cáncer. Estos químicos que causan cáncer incluyen los siguientes (1, 2, 5):

  • Acetaldehído
  • Aminas aromáticas
  • Berilio (un metal tóxico)
  • 1,3 – butadieno (un gas peligroso) (un metal tóxico)
  • Cromo (un elemento metálico)
  • Cumeno
  • Níquel (un elemento metálico)
  • Polonio-210 (un elemento químico radiactivo) (PAH)

¿Cuáles son algunos de los problemas de salud causados ​​por fumar cigarrillos?

El tabaquismo es la principal causa de muerte prematura y prevenible en este país. El tabaquismo y la exposición al humo del tabaco provocan alrededor de 480.000 muertes prematuras cada año en los Estados Unidos (1). De esas muertes prematuras, alrededor del 36% son por cáncer, el 39% son por enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares, y el 24% son por enfermedades pulmonares (1). Las tasas de mortalidad entre los fumadores son aproximadamente tres veces más altas que entre las personas que nunca han fumado (6, 7).

Fumar daña casi todos los órganos y sistemas de órganos del cuerpo y disminuye la salud general de una persona. Fumar causa cánceres de pulmón, esófago, laringe, boca, garganta, riñón, vejiga, hígado, páncreas, estómago, cuello uterino, colon y recto, así como leucemia mieloide aguda (1-3).

Fumar también causa enfermedades cardíacas, derrames cerebrales, aneurisma aórtico (una protuberancia en forma de globo en una arteria en el pecho), enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) (bronquitis crónica y enfisema), diabetes, osteoporosis, artritis reumatoide, degeneración macular relacionada con la edad. y cataratas, y empeora los síntomas del asma en adultos. Los fumadores tienen un mayor riesgo de desarrollar neumonía, tuberculosis y otras infecciones de las vías respiratorias (1-3). Además, fumar causa inflamación y deteriora la función inmunológica (1).

Desde la década de 1960, el riesgo de un fumador de desarrollar cáncer de pulmón o EPOC en realidad ha aumentado en comparación con los no fumadores, aunque la cantidad de cigarrillos consumidos por fumador ha disminuido (1). También ha habido cambios a lo largo del tiempo en el tipo de cáncer de pulmón que desarrollan los fumadores: una disminución de los carcinomas de células escamosas pero un aumento espectacular de los adenocarcinomas. Ambos cambios pueden deberse a cambios en el diseño y la composición de los cigarrillos, en la forma en que se curan las hojas de tabaco y en la profundidad con la que los fumadores inhalan el humo del cigarrillo y los tóxicos que contiene (1, 8).

Fumar dificulta que una mujer quede embarazada. Una fumadora embarazada tiene un mayor riesgo de sufrir un aborto espontáneo, tener un embarazo ectópico, que su bebé nazca demasiado temprano y con un peso anormalmente bajo al nacer y que su bebé nazca con labio leporino y / o paladar hendido (1). Una mujer que fuma durante o después del embarazo aumenta el riesgo de muerte de su bebé por el síndrome de muerte súbita del lactante (SMSL) (2, 3). Los hombres que fuman tienen un mayor riesgo de disfunción eréctil (1, 9).

Cuanto más tiempo dure el hábito de fumar un fumador, mayor será su probabilidad de experimentar daños por fumar, incluida la muerte más temprana (7). Pero independientemente de su edad, los fumadores pueden reducir sustancialmente el riesgo de enfermedades, incluido el cáncer, al dejar de fumar.

¿Cuáles son los riesgos del humo del tabaco para los no fumadores?

El humo de segunda mano (también llamado humo de tabaco ambiental, tabaquismo involuntario y tabaquismo pasivo) es la combinación de humo "secundario" (el humo que emite un producto de tabaco que se quema) y humo "principal" (el humo exhalado por un fumador) (4 , 5, 10, 11).

La Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., El Programa Nacional de Toxicología de EE. UU., El Cirujano General de EE. UU. Y la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer han clasificado al humo de segunda mano como un carcinógeno humano conocido (agente causante de cáncer) (5, 11, 12). La inhalación de humo de segunda mano causa cáncer de pulmón en adultos no fumadores (1, 2, 4). Aproximadamente 7,300 muertes por cáncer de pulmón ocurren cada año entre adultos no fumadores en los Estados Unidos como resultado de la exposición al humo de segunda mano (1). El Cirujano General de EE. UU. Estima que vivir con un fumador aumenta las posibilidades de un no fumador de desarrollar cáncer de pulmón entre un 20 y un 30% (4).

El humo de segunda mano causa enfermedades y muerte prematura en adultos y niños no fumadores (2, 4). La exposición al humo de segunda mano irrita las vías respiratorias y tiene efectos nocivos inmediatos en el corazón y los vasos sanguíneos de una persona. Aumenta el riesgo de enfermedad cardíaca en un 25 a 30% estimado (4). En los Estados Unidos, se estima que la exposición al humo de segunda mano causa alrededor de 34,000 muertes por enfermedades cardíacas cada año (1). La exposición al humo de segunda mano también aumenta el riesgo de accidente cerebrovascular entre un 20 y un 30% (1). Las mujeres embarazadas expuestas al humo de segunda mano tienen un mayor riesgo de tener un bebé con una pequeña reducción en el peso al nacer (1).

Los niños expuestos al humo de segunda mano tienen un mayor riesgo de SMSL, infecciones de oído, resfriados, neumonía y bronquitis. La exposición al humo de segunda mano también puede aumentar la frecuencia y la gravedad de los síntomas del asma entre los niños que la padecen. Estar expuesto al humo de segunda mano retrasa el crecimiento de los pulmones de los niños y puede hacerles toser, respirar con dificultad y sentirse sin aliento (2, 4).

Fumar es muy adictivo. La nicotina es la droga principal responsable de la adicción de una persona a los productos del tabaco, incluidos los cigarrillos. La adicción a los cigarrillos y otros productos del tabaco que provoca la nicotina es similar a la adicción que produce el consumo de drogas como la heroína y la cocaína (13). La nicotina está presente de forma natural en la planta del tabaco. Pero las compañías tabacaleras diseñan intencionalmente los cigarrillos para que tengan suficiente nicotina para crear y mantener la adicción.

La cantidad de nicotina que ingresa al cuerpo está determinada por la forma en que una persona fuma un producto de tabaco y por el contenido de nicotina y el diseño del producto. La nicotina se absorbe en el torrente sanguíneo a través del revestimiento de la boca y los pulmones y viaja al cerebro en cuestión de segundos. Tomar bocanadas de humo de tabaco más frecuentes y profundas aumenta la cantidad de nicotina absorbida por el cuerpo.

¿Son otros productos de tabaco, como el tabaco sin humo o el tabaco para pipa, dañinos y adictivos?

Si. Todas las formas de tabaco son dañinas y adictivas (4, 11). No existe un producto de tabaco seguro.

Además de los cigarrillos, otras formas de tabaco incluyen tabaco sin humo, puros, pipas, narguiles (pipas de agua), bidis y kreteks.

  • Tabaco sin humo: El tabaco sin humo es un tipo de tabaco que no se quema. Incluye tabaco de mascar, tabaco oral, escupir o escupir tabaco, mojar, masticar, snus, tabaco soluble y rapé. El tabaco sin humo causa cánceres orales (boca, lengua, mejillas y encías), esófago y páncreas y también puede causar enfermedades de las encías y del corazón (11, 14).
  • Puros: Estos incluyen puros premium, puros con filtro pequeño (LFC) y puritos. Los LFC se parecen a los cigarrillos, pero tanto los LFC como los puritos pueden tener sabores añadidos para aumentar el atractivo de los jóvenes y adultos jóvenes (15, 16). La mayoría de los puros se componen principalmente de un solo tipo de tabaco (curado al aire y fermentado) y tienen una capa de hoja de tabaco. Los estudios han encontrado que el humo del cigarro contiene niveles más altos de sustancias químicas tóxicas que el humo del cigarro, aunque a diferencia del humo del cigarro, el humo del cigarro a menudo no se inhala (11). Fumar cigarros causa cáncer de cavidad oral, laringe, esófago y pulmón. También puede provocar cáncer de páncreas. Además, los fumadores diarios de puros, en particular los que inhalan, tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardíacas y otros tipos de enfermedades pulmonares.
  • Tubería: Al fumar en pipa, el tabaco se coloca en un recipiente que está conectado a un tallo con una boquilla en el otro extremo. El humo generalmente no se inhala. Fumar en pipa causa cáncer de pulmón y aumenta el riesgo de cáncer de boca, garganta, laringe y esófago (11, 17, 18).
  • Narguile o pipa de agua (otros nombres incluyen argileh, ghelyoon, hubble bubble, shisha, boory, goza y narghile): una pipa de agua es un dispositivo que se usa para fumar tabaco (a menudo con mucho sabor) al pasar el humo a través de un recipiente de agua parcialmente lleno antes de ser inhalado por el fumador. Aunque algunas personas piensan que fumar pipa de agua es menos dañino y adictivo que fumar cigarrillos (19), las investigaciones muestran que el humo de la pipa de agua es al menos tan tóxico como el humo del cigarrillo (20-22).
  • Bidis: Un bidi es un cigarrillo aromatizado que se elabora enrollando tabaco en una hoja seca del árbol tendu, que es originario de la India. El uso de bidi está asociado con ataques cardíacos y cánceres de boca, garganta, laringe, esófago y pulmón (11, 23).
  • Kreteks: Un kretek es un cigarrillo hecho con una mezcla de tabaco y clavo. Fumar kreteks está asociado con cáncer de pulmón y otras enfermedades pulmonares (11, 23).

¿Es perjudicial fumar unos pocos cigarrillos al día?

No existe un nivel seguro de tabaquismo. Fumar incluso un solo cigarrillo por día durante toda la vida puede causar cánceres relacionados con el tabaquismo (pulmón, vejiga y páncreas) y muerte prematura (24, 25).

¿Cuáles son los beneficios inmediatos para la salud de dejar de fumar?

Los beneficios inmediatos para la salud de dejar de fumar son sustanciales:

    y la presión arterial, que son anormalmente altas mientras se fuma, comienzan a volver a la normalidad.
  • En unas pocas horas, el nivel de monóxido de carbono en la sangre comienza a disminuir. (El monóxido de carbono reduce la capacidad de la sangre para transportar oxígeno).
  • En unas pocas semanas, las personas que dejan de fumar han mejorado la circulación, producen menos flemas y no tosen ni resuenan con tanta frecuencia.
  • Dentro de varios meses de haber dejado de fumar, las personas pueden esperar mejoras sustanciales en la función pulmonar (26).
  • A los pocos años de haber dejado de fumar, las personas corren menos riesgos de cáncer, enfermedades cardíacas y otras enfermedades crónicas que si hubieran seguido fumando.

¿Cuáles son los beneficios para la salud a largo plazo de dejar de fumar?

Dejar de fumar reduce el riesgo de cáncer y muchas otras enfermedades, como enfermedades cardíacas y EPOC, causadas por fumar.

Los datos de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de EE. UU. Muestran que las personas que dejan de fumar, independientemente de su edad, tienen menos probabilidades de morir por enfermedades relacionadas con el hábito de fumar que las que continúan fumando. Los fumadores que dejan de fumar antes de los 40 años reducen su probabilidad de morir prematuramente por enfermedades relacionadas con el tabaquismo en aproximadamente un 90%, y aquellos que dejan de fumar entre los 45 y los 54 años reducen su probabilidad de morir prematuramente en aproximadamente dos tercios (6).

Independientemente de su edad, las personas que dejan de fumar tienen ganancias sustanciales en la esperanza de vida, en comparación con las que continúan fumando. Los datos de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de EE. UU. También muestran que quienes dejan de fumar entre las edades de 25 y 34 años viven aproximadamente 10 años más, quienes dejan de fumar entre las edades de 35 y 44 años viven aproximadamente 9 años más quienes dejan de fumar entre las edades de 45 y 54 años viven aproximadamente. 6 años más y los que dejan de fumar entre los 55 y los 64 años viven unos 4 años más (6).

Además, un estudio que siguió a un gran grupo de personas de 70 años o más (7) encontró que incluso los fumadores que dejaron de fumar a los 60 tenían un riesgo menor de mortalidad durante el seguimiento que los fumadores que continuaban fumando.

¿Dejar de fumar reduce el riesgo de contraer cáncer y morir de cáncer?

Si. Dejar de fumar reduce el riesgo de desarrollar cáncer y de morir de cáncer y otras enfermedades causadas por fumar. Aunque nunca es demasiado tarde para beneficiarse de dejar de fumar, el beneficio es mayor entre quienes dejan de fumar a una edad más temprana (3).

El riesgo de muerte prematura y las posibilidades de desarrollar un cáncer relacionado con el tabaquismo y morir a causa de él dependen de muchos factores, incluida la cantidad de años que una persona ha fumado, la cantidad de cigarrillos fumados por día y la edad a la que la persona comenzó a fumar. .

¿Es importante que una persona diagnosticada con cáncer deje de fumar?

Dejar de fumar mejora el pronóstico de los pacientes con cáncer. Para los pacientes con algunos cánceres, dejar de fumar en el momento del diagnóstico puede reducir el riesgo de muerte entre un 30% y un 40% (1). Para quienes se someten a cirugía, quimioterapia u otros tratamientos, dejar de fumar ayuda a mejorar la capacidad del cuerpo para curarse y responder a la terapia (1, 3, 27). También reduce el riesgo de neumonía e insuficiencia respiratoria (1, 3, 28). Además, dejar de fumar puede reducir el riesgo de que el cáncer reaparezca, de que se desarrolle un segundo cáncer o de que la persona muera a causa del cáncer u otras causas (27, 29–32).

¿Dónde puedo obtener ayuda para dejar de fumar?

El NCI y otras agencias y organizaciones pueden ayudar a los fumadores a dejar de fumar:

  • Visita Smokefree.gov para acceder a información y recursos gratuitos, incluido Create My Quit Plan, aplicaciones para teléfonos inteligentes y programas de mensajes de texto
  • Llama a Línea para dejar de fumar del NCI a 1–877–44U – SALIR (1–877–448–7848) para asesoramiento individualizado, información impresa y referencias a otras fuentes.
  • Consulte la hoja informativa del NCI Dónde obtener ayuda cuando decida dejar de fumar.
Referencias seleccionadas

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Las consecuencias para la salud del tabaquismo: 50 años de progreso: un informe del Cirujano General, 2014. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, Oficina de Tabaquismo y Salud, 2014.

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Cómo el humo del tabaco causa enfermedades: la base biológica y conductual de las enfermedades atribuibles al tabaquismo: un informe del Cirujano General. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, Oficina de Tabaquismo y Salud, 2010.

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Las consecuencias para la salud del tabaquismo: un informe del Cirujano General. Atlanta, GA: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, Oficina de Tabaquismo y Salud, 2004.

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Las consecuencias para la salud de la exposición involuntaria al humo del tabaco: un informe del Cirujano General. Rockville, MD: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Centro Coordinador para la Promoción de la Salud, Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, Oficina de Tabaquismo y Salud, 2006.

Programa Nacional de Toxicología. Exposiciones relacionadas con el tabaco. En: Informe sobre carcinógenos. Decimocuarta Edición. Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Servicio de Salud Pública, Programa Nacional de Toxicología, 2016.

Jha P, Ramasundarahettige C, Landsman V y col. Los peligros de fumar del siglo XXI y los beneficios de dejar de fumar en los Estados Unidos. Revista de Medicina de Nueva Inglaterra 2013 368(4):341–350.

Nash SH, Liao LM, Harris TB, Freedman ND. Tabaquismo y mortalidad en adultos mayores de 70 años: resultados de la cohorte NIH-AARP. Revista estadounidense de medicina preventiva 2017 52(3):276-283

Hecht SS. Carcinógenos del tabaco, sus biomarcadores y cáncer inducido por el tabaco. Reseñas de la naturaleza. Cáncer. 2003 3(10):733-744.

Austoni E, Mirone V, Parazzini F y col. El tabaquismo como factor de riesgo para la disfunción eréctil: datos de las semanas de prevención de la andrología 2001–2002. Un estudio de la Sociedad Italiana de Andrología (S.I.A.). Urología europea 2005 48(5):810–818.

Instituto Nacional del Cáncer. Informe de progreso de las tendencias del cáncer: exposición al humo de segunda mano. Institutos Nacionales de Salud, Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Bethesda, MD, enero de 2017.

Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer. Tabaquismo, Tabaquismo pasivo y Tabaco sin humo. En: Hábitos personales y combustiones en interiores: una revisión de los carcinógenos humanos. Monografías de la IARC sobre la evaluación de riesgos carcinogénicos para los seres humanos, vol. 100E. Lyon, Francia: Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer 2012. p. 43-318.

Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos. Efectos sobre la salud respiratoria del tabaquismo pasivo: cáncer de pulmón y otros trastornos. Washington, DC: Agencia de Protección Ambiental de EE. UU., Oficina de Evaluación Ambiental y de Salud, Oficina de Investigación y Desarrollo 1992.

Hatsukami DK, Stead LF, Gupta PC. Adicción al tabaco. Lanceta 2008 371(9629):2027–2038.

Piano MR, Benowitz NL, Fitzgerald GA, et al. Impacto de los productos de tabaco sin humo en las enfermedades cardiovasculares: implicaciones para la política, la prevención y el tratamiento: una declaración de política de la American Heart Association. Circulación 2010122 (15): 1520-1544. doi: 10.1161 / CIR.0b013e3181f432c3.

Villanti AC, Richardson A, Vallone DM, Rath JM. Consumo de productos de tabaco aromatizados entre los adultos jóvenes de EE. UU. Revista estadounidense de medicina preventiva 2013 44(4):388-391.

Corey CG, Ambrose BK, Apelberg BJ, King BA. Consumo de productos de tabaco aromatizados entre estudiantes de secundaria y preparatoria - Estados Unidos, 2014. MMWR. Informe semanal de morbilidad y mortalidad 2015 64(38):1066-1070.

Henley SJ, Thun MJ, Chao A, Calle EE. Asociación entre el tabaquismo exclusivo en pipa y la mortalidad por cáncer y otras enfermedades. Revista del Instituto Nacional del Cáncer 2004 96(11):853–861.

Wyss A, Hashibe M, Chuang SC, et al. Fumar cigarrillos, puros y pipa y el riesgo de cánceres de cabeza y cuello: análisis conjunto en el Consorcio Internacional de Epidemiología del Cáncer de Cabeza y Cuello. Revista estadounidense de epidemiología 2013 178(5):679-690.

Smith-Simone S, Maziak W, Ward KD, Eissenberg T.Tabaco en pipa de agua: conocimiento, actitudes, creencias y comportamiento en dos muestras de EE. UU. Investigación sobre el tabaco con nicotina 2008 10(2):393–398.

Knishkowy B, Amitai Y. Fumar en pipa de agua (narguile): un comportamiento emergente de riesgo para la salud. Pediatría 2005116 (1): e113‒119.

Cobb C, Ward KD, Maziak W, Shihadeh AL, Eissenberg T. Fumar tabaco en pipa de agua: una crisis de salud emergente en los Estados Unidos. American Journal of Health Behavior 2010 34(3):275–285.

Prignot JJ, Sasco AJ, Poulet E, Gupta PC, Aditama TY. Formas alternativas de consumo de tabaco. Revista internacional de tuberculosis y enfermedades pulmonares 2008 12(7):718–727.

Inoue-Choi M, Liao LM, Reyes-Guzman C, et al. Asociación del tabaquismo prolongado y de baja intensidad con la mortalidad por todas las causas y por causas específicas en el Estudio de Dieta y Salud de los Institutos Nacionales de Salud-AARP. Medicina interna de JAMA 2017 177(1):87-95.

Inoue-Choi M, Hartge P, Liao LM, Caporaso N, Freedman ND. Asociación entre el tabaquismo de baja intensidad a largo plazo y la incidencia de cáncer relacionado con el tabaquismo en la cohorte de los Institutos Nacionales de Salud-AARP. Revista Internacional de Cáncer 2018 142(2):271-280.

Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU. Los beneficios para la salud de dejar de fumar: un informe del Cirujano General. Rockville, MD: Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE. UU., Servicio de Salud Pública, Centros para el Control de Enfermedades, Centro para la Prevención de Enfermedades Crónicas y Promoción de la Salud, Oficina de Tabaquismo y Salud, 1990.

McBride CM, Ostroff JS. Momentos didácticos para promover el abandono del hábito de fumar: el contexto de la atención y la supervivencia del cáncer. Control del cáncer 2003 10(4):325–333.

Peto R, Darby S, Deo H y col. Fumar, dejar de fumar y cáncer de pulmón en el Reino Unido desde 1950: combinación de estadísticas nacionales con dos estudios de casos y controles. Revista médica británica 2000 321(7257):323–329.

Travis LB, Rabkin CS, Brown LM y col. Supervivencia al cáncer: susceptibilidad genética y segundos cánceres primarios: estrategias y recomendaciones de investigación. Revista del Instituto Nacional del Cáncer 2006 98(1):15–25.

Parsons A, Daley A, Begh R, Aveyard P. Influence of smoking cessation after diagnosis of early stage lung cancer on prognosis: Systematic review of observational studies with meta-analysis. Revista médica británica 2010 340:b5569.

Warren GW, Kasza KA, Reid ME, Cummings KM, Marshall JR. Smoking at diagnosis and survival in cancer patients. Revista Internacional de Cáncer 2013 132(2):401–410.

Walter V, Jansen L, Hoffmeister M, Brenner H. Smoking and survival of colorectal cancer patients: systematic review and meta-analysis. Annals of Oncology 2014 25(8):1517–1525.


How Can I Avoid Smoking Again?

Don't carry a lighter, matches, or cigarettes. Keep all of these smoking reminders out of sight.

If you live with someone who smokes, ask them not to smoke around you, or better yet, to quit with you.

Don't focus on what you're missing. Think about the healthier way of life you're gaining.

When you get the urge to smoke, take a deep breath. Hold it for up to 10 seconds and exhale slowly. Repeat this several times until the urge to smoke passes.

Keep your hands busy. Doodle, play with a pencil or straw, or work on a computer.

Change activities that were connected to smoking cigarettes. Take a walk or read a book instead of taking a cigarette break.

When you can, avoid places, people, and situations associated with smoking. Hang out with people who don't smoke. Go to places that don't allow smoking, such as the movies, museums, shops, or libraries.

Don't substitute food or sugar-based products for cigarette smoking. Eat low-calorie, good-for-you foods (such as carrot or celery sticks, sugar-free hard candies) or chew gum when the urge to smoke strikes so you can avoid weight gain.

Drink plenty of fluids, but limit alcoholic and caffeinated beverages. They may be triggers that make you want to smoke.

Ejercicio. It helps you burn off stress and relax. Consider starting a fitness program before you quit.

Get support for quitting. Tell people about your progress. Be proud of what you're doing!

Work with your doctor to make a plan using over-the-counter nicotine-replacement aids or prescription medication.


16.5: Smoking and Health - Biology

Todos los artículos publicados por MDPI están disponibles inmediatamente en todo el mundo bajo una licencia de acceso abierto. No se requiere un permiso especial para reutilizar todo o parte del artículo publicado por MDPI, incluidas las figuras y tablas. Para los artículos publicados bajo una licencia Creative Common CC BY de acceso abierto, cualquier parte del artículo puede ser reutilizada sin permiso siempre que el artículo original esté claramente citado.

Los artículos de fondo representan la investigación más avanzada con un potencial significativo de alto impacto en el campo. Los artículos de fondo se envían por invitación individual o recomendación de los editores científicos y se someten a una revisión por pares antes de su publicación.

El artículo destacado puede ser un artículo de investigación original, un estudio de investigación novedoso y sustancial que a menudo implica varias técnicas o enfoques, o un artículo de revisión completo con actualizaciones concisas y precisas sobre los últimos avances en el campo que revisan sistemáticamente los avances científicos más interesantes. literatura. Este tipo de artículo ofrece una perspectiva sobre las futuras direcciones de la investigación o sus posibles aplicaciones.

Los artículos de Editor's Choice se basan en las recomendaciones de los editores científicos de las revistas de MDPI de todo el mundo. Los editores seleccionan una pequeña cantidad de artículos publicados recientemente en la revista que creen que serán particularmente interesantes para los autores o importantes en este campo. El objetivo es proporcionar una instantánea de algunos de los trabajos más interesantes publicados en las diversas áreas de investigación de la revista.


The reasons why smoking is bad for you

Smoking damages nearly every organ in the body. People can significantly reduce their chance of smoking-related disease by giving it up.

Smoking is the leading preventable cause of early disease and death in the United States. Giving up smoking is difficult for many people, but the number of former smokers is increasing all the time.

According to the Centers for Disease Control and Prevention (CDC) , current smoking in the U.S. has declined from 20.9% in 2005 to 13.7% in 2018. The number of smokers who have quit is also rising.

In this article, we look at the health impact of smoking, including its effects on the brain, heart, lungs, and immune system. We also discuss the benefits of quitting.

Every year, more than 480,000 people die in the U.S. due to tobacco-related diseases — around 1 in 5 of all deaths — according to the American Cancer Society.

They also state that around half of people in the U.S. who keep smoking will die from smoking-related causes.

Life expectancy is at least 10 years less for smokers compared with nonsmokers. The American Cancer Society state that smoking shortens lifespan by about 12 years in males and 11 years in females.

The CDC comment that smoking causes more deaths in the U.S. each year than the following combined:

Tobacco contains poisonous substances that affect people’s health. Two of these poisons are:

  • Carbon monoxide. Car exhaust fumes also produce this substance, and it is fatal in large doses. It replaces oxygen in the blood and starves the organs of oxygen, stopping them from functioning correctly.
  • Tar. This is a sticky, brown substance that coats the lungs and affects breathing.

While the statistics are alarming, it is important to bear in mind that giving up smoking reduces the risk of disease dramatically.

Below, we discuss the impact smoking can have on different parts of the body.

Smoking can increase the likelihood of having a stroke by 2–4 times . Strokes can cause brain damage and death.

One way that stroke can cause brain injury is through a brain aneurysm, which occurs when the wall of a blood vessel weakens and creates a bulge. This bulge can burst and cause a subarachnoid hemorrhage, which can lead to a stroke.

Chemicals in tobacco smoke increase the chance of heart problems and cardiovascular diseases.

Smoking causes atherosclerosis, which is when plaque builds up in the blood and sticks to the artery walls. This makes them narrower, reducing blood flow and increasing the risk of blood clots.

Smoking also damages the blood vessels, making them thicker and narrower. This makes it harder for blood to flow, and also increases blood pressure and heart rate.

Smoking has links with the following cardiovascular conditions:

  • coronary heart disease, one of the leading causes of death in the U.S
  • aheart attack, as smoking doubles the risk of heart attack
  • blockages that reduce blood flow to the skin and legs
  • stroke due to blood clots or burst blood vessels in the brain

Even smokers who smoke 5 or fewer cigarettes a day may develop early signs of cardiovascular disease.

Carbon monoxide and nicotine make the heart work harder and faster. This means that smoking makes it more challenging to exercise. A lack of exercise further increases the risk of health problems.

According to the National Institutes of Health (NIH), smoking reduces bone density, making the bones weaker and more brittle. Smoking can also impair bone healing after a fracture.

Researchers find it difficult to say whether this is a direct effect of smoking, or due to other risk factors prevalent in people who smoke. These include lower body weight and doing less physical exercise.

This may affect females more than males. Females are more prone to osteoporosis and broken bones.

Quitting smoking, even later in life, can help limit bone loss linked with smoking.

The immune system protects the body against infection and disease.

According to one 2017 study , smoking reduces immune function and causes inflammation in the body. This can lead to autoimmune conditions, including:

Smoking also has links with type 2 diabetes.

The lungs are perhaps the most obvious organ that smoking affects.

It often takes many years before a person notices any symptoms of smoking-related lung disease. This means that people may not receive a diagnosis until the disease is quite advanced.

Smoking can impact the lungs in several ways. The primary reason is that smoking damages the airways and air sacs — known as alveoli — in the lungs.

Three of the most common smoking-related lung conditions in the U.S. are:

  • Chronic obstructive pulmonary disease (COPD). COPD is a long-term disease. It causes wheezing, shortness of breath, and chest tightness. COPD is the third leading cause of death in the U.S.
  • Chronic bronchitis. Chronic bronchitis occurs when the airways produce too much mucus. This leads to a long-lasting cough and inflamed airways. Over time, scar tissue and mucus can completely block the airways and cause infection.
  • Emphysema:Emphysema is a type of COPD that reduces the number of alveoli and breaks down the walls between them. This makes it difficult to breathe, even at rest, and over time, a person may need an oxygen mask.

Other lung diseases caused by smoking include pneumonia, asthma, and tuberculosis.

Smoking can have several effects on oral health and may cause:

Smoking irritates the gum tissues. The American Dental Association (ADA) state that smoking increases the risk of gum disease, which can add to halitosis.

Smoking can also affect the reproductive system and fertility.

Females who smoke can have more difficulty becoming pregnant. In males, smoking can cause impotence by damaging blood vessels in the penis. It can also damage sperm and affect sperm count.

According to some studies, males who smoke have a lower sperm count than those who do not.

Smoking while pregnant increases a number of risks for the baby, including:

  • nacimiento prematuro
  • pregnancy loss
  • bajo peso al nacer
  • sudden infant death syndrome
  • infant illnesses

Smoking reduces the amount of oxygen that can reach the skin. This speeds up the aging process and can make skin appear dull or gray.

  • facial wrinkles, especially around the lips
  • baggy eyelids
  • uneven skin coloring, such as a yellow or gray tone
  • dry, coarse skin
  • temporary yellowing of the fingers and fingernails

Smoking reduces how quickly skin wounds heal, increases the risk of skin infections, and increases the severity of skin conditions, including psoriasis.

Smoking increases the risk of many types of cancer. According to the National Cancer Institute, tobacco smoke contains around 7,000 chemicals, of which at least 69 can cause cancer.

Figures from the American Cancer Society state that smoking causes around 30% of all cancer deaths in the U.S., and 80% of all lung cancer deaths.

Lung cancer is the leading cause of cancer death in both men and women. It is one of the most difficult to treat.

Smoking is a risk factor for the following cancers:

Cigars, pipe-smoking, menthol cigarettes, chewing tobacco, and other forms of tobacco all cause cancer and other health problems. There is no safe way to use tobacco.

While the statistics are alarming, the good news is that quitting smoking reduces the risk of disease and death significantly. The risks drop further, the longer a person refrains from smoking.

In fact, some research says that quitting before the age of 40 reduces the risk of dying from smoking-related disease by about 90%.

These statistics illustrate the health benefits of quitting smoking:

  • Cardiovascular risks: After 1 year of quitting, the risk of having a heart attack drops sharply.
  • Carrera: Within 2–5 years, the risk of a stroke reduces to half that of a non-smoker.
  • Cancers: The risks for mouth, throat, esophagus, and bladder cancer drop by half within 5 years of quitting, and 10 years for lung cancer.

Soon after quitting, people experience the following health benefits that can significantly improve their quality of life and serve as reminders of the health benefits that quitting can have:

  • breathing becomes easier
  • daily coughing and wheezing reduces then disappears
  • sense of taste and smell get better
  • exercise and activities become easier
  • circulation to the hands and feet improves

Though quitting can be stressful, people often start to notice their daily stress levels are much lower than when they were smoking within 6 months or so.

Quitting smoking is a different journey for everyone, and what works for one person will not always work for the next. Try out a few different ways to see which ones work best.

When trying to quit smoking, these tips may help:

  • Make lists of reasons why it is a good idea to quit. Read over these when the temptation to smoke strikes.
  • Use an app to track your progress. Reaching milestones, such as a day without smoking, can help motivate a person to continue. There are many free and paid apps on the market.
  • Try nicotine replacement products. Nicotine patches, gums, and lozenges can help reduce cravings, making it easier to resist at any particular moment.

Many people find that reaching out to a healthcare provider for support can help them quit for good. A doctor can prescribe medication, such as varenicline (Chantix). Experts currently recommend this as a first-line therapy for people who want to quit smoking.


Sobre el Autor

Joylin Namie

Truckee Meadows Community College, [email protected]

Joylin Namie

Dr. Joylin Namie teaches courses in biological and cultural anthropology at Truckee Meadows Community College. Her research interests are in the areas of food, gender, media, and health. She began her career interviewing women in Costa Rica regarding beliefs about breast cancer and investigating the ways these affected engagement with cancer screening. She then moved to food studies, publishing on a variety of topics, including the cultural reasons mothers feed their children junk food, how images of successful athletes are used to market unhealthy foods as &ldquofuel&rdquo for athletic pursuits, and feminine representation in sports nutrition advertising. She enjoys collaborating with students, including exploring plastic surgery among Latter-day Saint (Mormon) women in Utah, which resulted in a documentary film and an article that won the award for best paper in Social Science from the Utah Academy of Sciences, Arts, and Letters. She also co-researched and co-authored an article with students on the ways Mormon masculinity promotes involvement with child-feeding. In addition to teaching and research, Dr. Namie&rsquos favorite things in life are competing in sports and traveling, often with her dog, Brooklyn, who has run behind her mountain bike everywhere from Vermont to Vancouver Island.


Centers for Disease Control and Prevention (US) National Center for Chronic Disease Prevention and Health Promotion (US) Office on Smoking and Health (US) .

In 1964, the Surgeon General released a landmark report on the dangers of smoking. During the intervening 45 years, 29 Surgeon General’s reports have documented the overwhelming and conclusive biologic, epidemiologic, behavioral, and pharmacologic evidence that tobacco use is deadly. Our newest report, How Tobacco Smoke Causes Disease, is a comprehensive, scientific discussion of how mainstream and secondhand smoke exposures damage the human body. Decades of research have enabled scientists to identify the specific mechanisms of smoking-related diseases and to characterize them in great detail. Those biologic processes of cigarette smoke and disease are the focus of this report.


Ver el vídeo: Tabaquismo - Femeba Salud Avellaneda (Julio 2022).


Comentarios:

  1. Barton

    Cuánto es posible.

  2. Heikkinen

    No puedo participar en la discusión en este momento, no hay tiempo libre. Definitivamente expresaré mi opinión muy pronto.

  3. Keshicage

    Los accesorios de teatro resultan lo que es

  4. Jibade

    me parece que te equivocaste

  5. Cole

    ¿Y las variantes son posibles todavía?



Escribe un mensaje